Skip to content

Reforma laboral, una de las claves de la crisis

mayo 26, 2010

Hoy comienzan las negociaciones entre los representantes sindicales y los de la patronal para intentar llegar a un acuerdo en cuanto a la reforma del mercado laboral, cuya necesidad se muestra como cada vez más acuciante, dados los derroteros que está tomando la crisis, y especialmente las cifras del paro (y dentro de éstas, concretamente las de paro juvenil). Soy de la opinión de que estamos llegando a los momentos centrales de la crisis. Centrales en el sentido de críticos. No me atrevería a pronosticar si en España se ha tocado fondo o no, pero creo que sin lugar a dudas las decisiones que se tomen ahora afectarán de manera drástica al desempeño económico de la España de las próximas décadas.

La reforma laboral que se intenta abordar ahora, es claramente una de las que más impacto tendrá en la sociedad española de las que están por venir. Por un lado, por la cantidad de población que se verá afectada por ella (prácticamente cualquier persona en edad de trabajar es susceptible de verse afectada por ella), porque sus efectos se sentirán en casi todos los sectores económicos, y también en mi opinión, porque lo que salga de esta reforma, va a determinar en gran parte, en que “liga” quiere jugar España, que lugar pretende ocupar en el puzzle de las economías mundiales.

Sin entrar en detalles excesivamente técnicos creo que los resultados de estas negociaciones pueden llevarnos principalmente a dos escenarios. Uno de ellos, sería abundar en lo que ya tenemos, y seguir andando el camino de la precariedad laboral; ajuste de salarios a la baja, recorte de prestaciones, fomento de la movilidad, abaratamiento del despido…Es decir, esto sería como asumir que España entiende que su papel es competir con Marruecos, Ucrania o Estonia. Que España no quiere dar un paso adelante, que lo quiere dar hacia atrás, que entra en el juego de la descentralización productiva mal entendida, que lleva a tomar decisiones por miedo a la amenaza de las grandes empresas de “o me esclavizas a los trabajadores o me voy a otro sitio donde ya son esclavos”. Es decir, esto llevaría, como decía Anguita en el vídeo que ofrecía en la entrada de ayer, a dejar en papel mojado la Constitución y los principios democráticos, y dar todo el poder a las grandes multinacionales, cuyos dirigentes no han sido en ningún momento elegidos por los ciudadanos, pero cuyas decisiones nos afectan más que si fueran acordadas en Consejo de Ministros. Veámoslo como una manera sutil y sofisticada de dar un golpe de estado.

Y luego la otra vía. La vía que llevaría a una reforma educativa de arriba a abajo en consonancia con lo que se quiera conseguir con la reforma laboral. La que llevaría a una reforma social radical de la sociedad española, para ponerla en condiciones de competir con los países de primera división de Europa y del mundo. La que llevaría a una reforma del sistema productivo, la que haría nuestros productos competitivos en el mercado mundial y globalizado. Una reforma que implicaría, como no puede ser de otra forma, dar estabilidad laboral a los que de verdad están dispuestos a trabajar seriamente para salir del lío en el que nos hemos metido, la reforma que premiaría a los empresarios serios que saben reconocer el valor de un trabajo bien hecho y que lo pagan al precio que vale.

De lo que hagamos ahora dependerá si la salida de la crisis hace que España salga fortalecida de cara al futuro, o si solo se pretende dar un paso en falso, que permita mostrar (aún con maquillaje) que la economía se recupera, para ganar unas elecciones. Nos jugamos el futuro de nosotros mismos y de nuestros hijos. Merece la pena pensar lo que estamos haciendo.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. elena permalink
    mayo 28, 2010 11:10 pm

    Ahí le has dado. Estoy de acuerdo contigo cuando dices que de las decisiones que se tomen hoy y en los próximos años dependerá el futuro de nuestros hijos, y puesto que el futuro son nuestros hijos, la reforma educativa es un pilar fundamental, pero pensar que España tiene la llave para salir sola de la crisis y prosperar es un error.

    Cuando Argentina quebró recuerdo que la moneda se devaluó a mínimos históricos, se achacó al gasto desmedido de sus habitantes. Lo cierto es que ese gasto desmedido también lo hemos podido apreciar aquí, pero a diferencia de los argentinos, no tenemos la posibilidad de devaluar la moneda, así que supongo que lo que devalúa en contraposición es el trabajo.

    Que hemos de pagar las deudas está claro y que es inevitable apretarse el cinturón también, esté el PP, el PSOE, o el sumsum corda.

    Sin embargo, recientemente he visitado China, y si bien los chinos están todos muy contentos con su apertura al capitalismo, lo cierto es que las diferencias sociales son enormes. No hay hambre puesto que a diferencia de Europa, tienen dos cosechas anuales de arroz y comida no les falta, pero muchos, eso es lo único que tienen, un plato de arroz. En Europa, esas diferencias bien podrían suponer hambre.

    América, tres cuartos de lo mismo. Hay 39 millones de personas con cartillas de racionamiento y que no pueden costearse un seguro médico. De Africa ni hablamos. Y Asia, tampoco es precisamente parangón de valores democráticos.

    Cada vez estoy más convencida de que Europa tiene algo importante que mostrar al mundo, y es la protección social a todos sus ciudadanos. Escuché una vez a Jaques Delors decir que al igual que habíamos constituido una moneda única, hacía falta también una unión política que afianzase nuestra posición ante el mundo. Un gran ideal sin duda para dejarlo en manos de los 4 chiripitifláuticos que nos gobiernan.

    Yo creía que eran los mercados los que regulaban la economía aunque nunca he sabido muy bien cómo lo hacían, pero hace unos días nos sorprendió a todos la noticia de que era la bolsa quien dirigía las políticas de los Estados, y ya sabemos quien controla realmente la bolsa, desde luego los trabajadores no, ni las empresas españolas. Y esto ya no es ni capitalismo ni neoliberalismo, es una monstruosidad. El monstruo ha sacado la cabeza, espero que Europa tenga algo que decir.

  2. mayo 30, 2010 10:09 am

    Totalmente de acuerdo en lo que dice, Elena.

    Yo también viajando he llegado a la misma conclusión que mencionas: disparidades económicas tremendas (por no decir directamente desigualdades tremendas). Pero estas desigualdades, y la misma evolución de la economía también tienen efectos sociales e incluso me atrevería a decir que psicológicos que la mayoría de las veces se desprecian, y que en mi opinión tienen una importancia enorme. Por ejemplo, el efecto en la economía de las expectativas, de los proyectos vitales de las personas, y la interrelación de todas ellas en la sociedad tiene unos efectos inmediatos en la economía. Un claro ejemplo es lo que mencionas del caso de China. No he tenido oportunidad todavía de visitar ese país, pero sospecho que es lo mismo que en otros de los que conozco su realidad más directamente. En demasiados países gran parte de la población vive casi resignada a su estado de pobreza, y lo aceptan como algo normal: el trabajo por el plato de arroz, como tú dices. La actividad sindical o bien es nula, o incluso en ocasiones está mal vista. Al trabajador no le queda otra que pasar por el aro y trabajar por lo que se le ofrece, en la mayoría de las ocasiones, muy poco. Y ese es el problema: que si vamos por ese camino, la evolución natural es que el empresario ofrezca lo menos posible, y que el trabajador tenga que tragar porque “si no ocupará tu sitio otro”. Esto equivale a darle el poder a las grandes corporaciones, y a retroceder en derechos de los trabajadores casi un siglo de golpe y porrazo. Y ese es el problema: que no es lo mismo ir a más, o quedarse como se estaba que ir a menos. Ese es uno de los dramas de España: que la población contempla como lo logrado hace unas décadas se esfuma ante sus ojos, y se produce el retroceso.

    Esperemos que alguien tenga la capacidad de liderazgo necesaria como para sacarnos de esta. El problema es que a día de hoy, no aparece ni se le espera. Al menos pensemos que aun sin liderazgo se pueden resolver las cosas.

Trackbacks

  1. Reforma laboral, una de las claves de la crisis
  2. Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: