Skip to content

Relativismo cultural y artístico

abril 16, 2010

Gonzalo Martín vuelve con un post en el que como de costumbre plantea ideas interesantes, pero en el que no llega a rematar con la profundidad necesaria para llegar al fondo de la cuestión. Nos hace esta vez la pregunta de qué es cultura con mayúsculas, y nos invita a ver un par de vídeos que pasan de puntillas sobre el tema manejando los tópicos de siempre, intentando colar alguna que otra falacia para acabar con lo que ya de antemano se quería concluir. Es siempre ese el proceso intelectual de la ideología: manipular la realidad para llegar a través de falsos razonamientos a una idea preconcebida del mundo, la que se intenta inculcar a la masa, para luego hacerla más moldeable por los que luego sacan rédito (a menudo económico) de esa configuración intencionadamente equivocada del mundo. Para nada sirve la verdad a la ideología, más bien al contrario: la verdad es una realidad molesta que impide alcanzar los objetivos casi siempre interesados de los ideólogos.

Tanto el texto como los vídeos de Martín nos presentan una visión relativista de la cultura y del arte, esta visión que tanto lucha por desenmascarar mi amigo Raus desde sus Saetas de la Luz con magníficos post con auténtica vocación de llegar hasta la verdadera dimensión del problema, aunque afortunadamente él no precisa de vídeos para explicar sus razonamientos, consciente de que hay ideas que para ser comprendidas exigen un esfuerzo intelectual que solo puede abordarse desde el negro sobre blanco de un texto bien estructurado que presenta las ideas con la claridad suficiente como para que el lector verdaderamente interesado en su análisis pueda volver a ellas para repensarlas cuando sea necesario, como yo mismo hago en muchas ocasiones. A los razonamientos sin fisuras suelen sobrarle los adornos y florituras que el presentador del vídeo publicado por Martín ofrece, aún así recomiendo su visionado, aunque solo sea porque permite seguir mejor los razonamientos que me propongo desarrollar desde aquí, y que por su extensión podéis leer después del salto de página:

No hace falta que remarque desde aquí mi oposición a las ideas relativistas; en parte, porque ya han sido tratadas aquí en muchas ocasiones, y cuentan incluso con una sección propia, y en parte porque la ocasión se presta más a concretar ideas acerca del relativismo en la cultura y el arte.

Un primer elemento, que nos debe hacer sospechar de los que mantienen ideas relativista en el ámbito artístico, es que, casualidades de la vida, los defensores de estas ideas, suelen ser los que objetivamente menos talento artístico tienen. Y es lógico que así lo sea, puesto que quien no consigue producir nada de valor en función de los valores y criterios imperantes, es el más interesado en hacerlos cambiar, o directamente destruirlos, pues solo así puede conseguir una oportunidad de vender gato por liebre, de mezclar churras con merinas. O mejor dicho, el que quiere vender lana de churra a precio de lana de merina, es el máximo interesado en hacer creer que la lana de ambas es de la misma calidad, porque al fin y al cabo “todo es relativo”. Obsérvese que aquí la palabra clave es vender, pero sobre eso volveremos más adelante. Por ahora, quédese el lector también con un vídeo, para no ser menos, de la “banda” del afamado periodista y artista en su juventud Nacho Escolar, defensor de la abolición de la propiedad intelectual y del libre compartir cultura (aunque claro, habría que preguntarle a él que entiende por cultura y arte):

Si el lector ha sentido un intenso deseo de lanzar tomates (aunque sean virtuales y simbólicos) a ambas cantantes del grupo mientras ejecutan esa especie de espasmos arrítmicos que intentan pasar por baile, o hacia el “guitarrista” que ejecuta todos los acordes en postura de Fa, o hacia el “teclista” que se limita a pulsar una tecla de su sintetizador para lanzar unos cuantos samples, sepa ya de entrada que usted, lector que alberga esos sentimientos, es un facha, un intolerante y un talibán cultural que intenta imponer sus criterios artísticos a la libre libertad de expresión y ante un arte que no comprende, pero que es tan válido y valioso como un concierto para piano y orquesta de Chopin, un ópera de Verdi, una canción de Bob Dylan o toda la discografía junta, pasada presente y futura, de digamos Tom Petty. Y si ha visto los vídeos ofrecidos por Gonzalo Martín, al menos ahora sabe de dónde viene su tremenda equivocación en su escala de valores artística: de una equivocada aplicación al arte de la idea de Dios y lo divino, del cielo y del infierno. Alabado sea el gran “Repronto” del vídeo por iluminarnos en la oscuridad artística en la que nos encontrábamos sumidos. Ahora sabemos que lo que de verdad mola, y no solo mola, si no que además es gloria bendita, es grupos como los de Nacho Escolar, que sin duda, enmascarados en una simpleza artístico-conceptual, evidentemente voluntariamente aceptada y elegida, disimulan su virtuosismo a los instrumentos, para denunciar el sinsentido de la complejidad de un mundo lleno de interconexiones comunicativas, que rozan lo cuántico y lo atmosférico (de ahí el nombre del grupo, Meteosat…¡como no había caído antes!) comunicando con ironía y cinismo, tanto formal como contextual (incluso hipercontexual, o cabría decir, dado el caso, metacontextual) la sutil fragilidad de los medios de comunicación de masas en la civilización de finales del siglo XX principios del XXI, segunda quincena de junio. ¿No lo comprende el lector? Si usted no es capaz de apreciar el elevado arte que transpira este selecto grupo de músicos, el problema no es de los músicos, el problema es de usted, que no tiene ni la menor puta idea de lo que significa arte y cultura de verdad en el siglo XXI. Consecuencia inmediata: vaya usted corriendo y sin dilación ninguna a la tienda de discos más cercana a hacerse con su copia de toda la discografía de Meteosat, que todavía está usted a tiempo de encauzar su vida artística y disfrutar del arte de verdad, del arte con mayúsculas. Tampoco estaría de más que tirara a la basura todos sus anticuados discos de vinilo que contienen obras de Bach, Mozart, Verdi, Dylan, Petty, Guns n’ Roses o Metallica, que no son más que, por orden de aparición; unos conservadores religiosos cuya idea de Dios impregnó su basura de arte, unos hippies drogados y piojosos que ni siquiera conocían las escalas y armonías griegas, y unos cazurros red necks de la América profunda que han conseguido arrastras a millones de personas por todo el mundo a comprar sus discos y ver sus conciertos por pura casualidad o porque Dios se apiadó de ellos.

Repronto nos ha iluminado, Repronto es la verdad. ¡A ti, oh gran Repronto alabamos y bendecimos, vida eterna a nuestro lider Repronto!

Anuncios
10 comentarios leave one →
  1. abril 16, 2010 11:50 am

    Hola, soy ese líder y esa verdad y ese señor con sentido para la ironía. Encantado.

    Siendo estrictos, la entrega de Repronto sobre alta y baja cultura a la que alude, parte de “El Mito de la Cultura” de Gustavo Bueno.

    http://www.fgbueno.es/gbm/gb1996mc.htm

    Entiendo que a usted le repugne la idea de “todo bueno” / “todo válido” / “todo excelso”.

    La suerte es que eso que usted piensa, de que “todo bueno” es una consecuencia directa y necesaria… es falsa. Eso de que uno tiene que aparcar todo baremo y pintarlo todo de gris por necesidad… eso es convocar un fantasma apocalíptico que no practican ni los niños. Lo digo sobre todo para su sosiego.

    Oiga, gracias por ver los vídeos. Y por la ironía. Y por el apocalipsis gris. Así hemos sonreído los dos. Un saludo.

  2. abril 16, 2010 12:18 pm

    Pues esa acabó siendo la intención: el reírnos un rato.
    Si lo he conseguido, me doy por satisfecho. El problema es que a veces con el relativismo, después de la risa corremos el riesgo de que venga el llanto. Pero eso es ya otra historia.

    Simplemente, después de ver los vídeos la primera impresión que me transmitieron era que se daba un rodeo mental y explicativo demasiado largo. Intentar explicar o diferenciar la calidad de las manifestaciones artísticas por medio de ese artificio de Dios-cielo-infierno, me parece demasiado forzado. Más que nada porque hay cultura pagana que goza de gran reputación, cosa que parece ignorar quienquiera que sea que plantea esa teoría.

    La caracterización de la contracultura a través del parámetro “tiempo” también me parece algo forzada.

    Ya intuí en su momento al ver los vídeos que tal vez no era la intención de ellos el relativizar por completo, pero creo que esa división en “géneros” o “soportes” del arte o la cultura es algo ya superado por todos los que tenemos interés por este mundo. Es como cuando en la escuela se diferenciaba entre “el heavy”, “el punk”, “el mod”, y no se veía posible que a un heavy le gustase a la vez la música clásica, o a un punk el rock, o viceversa.

    Y sí, afortunadamente no todos los baremos se han demolido aún, pero solo quería poner énfasis sobre el peligro que supone el intento de no pocos por destruir los máximos posibles, intento que lleva sin duda a un empeoramiento y destrucción del arte.

    Un saludo.

  3. abril 16, 2010 4:26 pm

    Pues conmigo objetivo cumplido: me he partido con lo metacontextual y las apuestas cada vez más altas. Ahora veré los vídeos y ya opinaré más extenso.
    Efectivamente: lo de Escolar no es arte, se ponga como se ponga. Arte es esto:

  4. abril 16, 2010 8:21 pm

    Ah mira, no sabía que se podían incrustar los vídeos de youtube en los comentarios…
    Pues inauguramos este adelanto técnico con esta magistral pieza del arte moderno, sin duda merecedora de ese honor.

    Yo veo en esta magna obra sin duda, reminiscencias del cine de David Lynch en la que los elementos (que casualmente son animales, pero igualmente podría tratarse de piezas mecánicas, hombres o incluso superhombres) se entremezclan en un trama que disecciona el espacio y el tiempo con un desgarrador grito en medio de la inmensidad del Universo: “follo a la cabra, follo a la gallina”; o lo que es obviamente equivalente: el creado se rebela contra su creador, el amo contra su dueño, el hombre animal se enfrenta al hombre racional, por medio de una conexión sexual implícita, pero a la vez evidente que pone de manifiesto la naturaleza dual humana, mitad ángel, mitad bestia, es decir, la irreconciliable lucha entre los opuestos que están destinados a atraerse mutuamente en medio de una convulsa sucesión cuasi lineal de acontecimientos fortuitos pero llenos de sentido en si mismos.

    Yo sin embargo, me veo incapaz de profundizar en los infinitos matices e interpretaciones de esta escalofriante obra, tal vez habría que buscar la ayuda de un profesional.

    Yo desde aquí propongo a mi amigo Luis Vicente Mora que me acabo de enterar de que estos días publica libro, así que mi enhorabuena desde aquí.

    Por otro lado, creo que me tengo que aplicar a mi mismo algunos conceptos artísticos más elevados, porque las pinturas que he elegido para ilustrar la entrada no pegan ni con cola, ni entre sí ni con la estética del blog (si es que este blog tiene estética alguna).

    Artísticos saludos a todos.

  5. abril 16, 2010 8:32 pm

    Jajajajajajaja. No puedo competir contigo usando el seudolenguaje de los “enteraillos” críticos del “harte” (el hartazgo que provocan), no se me ocurre ahora.
    Lo de los vídeos que yo sepa es sólo en WordPress y no hay que hacer nada: poniendo el enlace salen solos (no el “embed”, el enlace).

  6. abril 17, 2010 8:30 pm

    El mundo es un pañuelo. El pasado jueves coincidí entre cervezas con su amigo Vicente Luis Mora. Salúdele de mi parte.

  7. abril 17, 2010 9:32 pm

    ¿Con Vicente?
    Pufff…!! Supongo que pasaría por España para algo, porque desde que está en Nuevo México solo he coincidido con él por casualidad una vez hace ya casi un año…
    Para saludarlo en persona lo tengo difícil, nos separa el Oeste de Europa y un pequeño charco de unos miles de kilómetros de nada…pero vamos, si tengo algún contacto con él tanto real como virtual, ya le mando el saludo.

  8. Raus permalink
    abril 19, 2010 6:14 am

    De nuevo, muchas gracias, amigo Cambiosocialya. Muy buena entrada. Ya sabes, lo de siempre: ando muy escaso de tiempo. De hecho, ni mi propio blog puedo atender. A ratos voy preparando un artículo sobre relativismo que colgaré en mi blog y en el de Deseducativos. Podrás difundirlo y comentarlo desde aquí si te parece bien. Indagaré las conexiones del relativismo con el positivismo extremoso, ya sabes, ése que practica el capitán del Otto. Al relativismo le debemos, entre otras muchas cosas, la debacle en la enseñanza, la ideología de género, el igualitarismo, el tanga por encima del pantalón (hola, Desclasado), los pantalones caídos de los chavales (guiño a Desclasado) y, en general, las gilipolleces de la política correcta. Como para echar a correr. Lo intentaré explicar con algún detalle.

    Un saludo.

  9. abril 19, 2010 9:04 am

    Pues de nada, gracias a ti.
    Como siempre esperaré ansiosamente tus entradas en el blog.
    El relativismo siempre es un tema al que se le puede sacar una nueva perspectiva. Tu idea de relacionarlo con ese positivismo extremoso que practican los del barco, todos unidos, me parece tan oportuna como interesante.
    Sin duda permanezco atento a tus conclusiones.

    Un saludo.

Trackbacks

  1. Tweets that mention Relativismo cultural y artístico « ¡Cambio social ya! -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: