Skip to content

Manifiesto por un sistema educativo libre, eficaz e independiente

marzo 13, 2010

A mi entender esta es una de las entradas que considero más importantes de las que he escrito hasta ahora. Y también creo, que de los diversos manifiestos que se han puesto por circulación en la red española, este es en realidad el de mayor trascendencia. Sin un sistema educativo libre, eficaz, e independiente, no se podrá conseguir ni una reforma laboral en condiciones, ni una ciencia española a la altura de las circunstancias, ni una Internet libre, ni una red neutral (reivindicaciones todas ellas que también han tomado la forma de manifiestos en su momento).

Antonio Gallego Raus, autor del blog Las Saetas de la Luz me pone sobre la pista de este manifiesto redactado por un grupo de maestros y profesores, que él mismo publica en su vitácora. El texto, ya ha sido referenciado en blogs como Deseducativos, aunque al parecer (y que alguien me corrija si me equivoco) originalmente proviene de la web manifiestomp.com.

Procedo por tanto, a transcribir su texto íntegro, tal y como se ha publicado originalmente. El texto dice así:

Por un sistema educativo libre, eficaz e independiente

Cuando la soledad de un amplio colectivo de ciudadanos y la falta de representación política de sus argumentos impelen al desencanto y a la irritación, pero también a la sagacidad, es un deber inexcusable de la sociedad civil tomar la iniciativa y exigir que se tengan en cuenta sus reivindicaciones.

Sostenemos como incontrovertibles las siguientes evidencias: que el de los docentes es uno de los colectivos profesionales de España más desguarnecido, más irrepresentado, más desengañado, más enfadado y, en última instancia, más capacitado para denunciar el cúmulo de atropellos que se han ido cometiendo desde hace más de veinte años; que las diversas reformas educativas han fracasado estrepitosamente en todos sus planteamientos y han condenado a generaciones de estudiantes españoles a ser de las peor preparadas de la Unión Europea; que las circunstancias económicas de nuestro país obligan a dar, cuanto antes, un giro radical en la política educativa que han venido proponiendo hasta ahora los partidos políticos con representación parlamentaria, ya que, de no ser así, ninguna reforma logrará el objetivo -suponemos que sincero- de sacar a España de la grave crisis en la que se halla inmersa.

Por ello, y ante el anuncio de las negociaciones que el Ministerio de Educación está llevando a cabo con diferentes grupos políticos y con los principales sindicatos de la enseñanza, los abajo firmantes (maestros de Primaria, profesores de Secundaria y Bachillerato, profesores de Formación Profesional, profesores de Universidad, padres, madres y ciudadanos en general) nos vemos en la necesidad de exigir:

1.- Que el Pacto por la Educación incluya el criterio de los profesionales de la enseñanza que están dando clase -y no sólo de quienes dicen ser sus representantes-, únicos expertos hasta el momento y principales conocedores de la realidad de las aulas españolas.

2.- Que el Pacto por la Educación se despoje de una vez por todas de la influencia de modas pedagógicas que no valoran el esfuerzo, la disciplina o la transmisión de conocimientos; limite las atribuciones de psicólogos y pedagogos, tanto en la administración como en los centros, a los fines estrictos de su adscripción, y se atenga exclusivamente a la realidad de unos estudiantes que necesitan con urgencia unaformación en contenidos exigente para afrontar los retos del futuro.

3.- Que el Pacto por la Educación impida todo intento de manipulación ideológica de los planes de estudios, evite cualquier prejuicio partidista o electoralista, se atenga únicamente a los hechos, detecte los problemas más acuciantes y actúe en consecuencia, sin que se vea lastrado o condicionado por intereses espurios que nada tienen que ver con la enseñanza.

4.- Que el Pacto por la Educación no confunda, como se viene haciendo desde hace más de veinte años, la igualdad de oportunidades de una enseñanza obligatoria hasta los 16 años con la uniformidad de capacidades, y el derecho universal a una educación de calidad con la obligación de recibir unos mismos contenidos, exigencia que atenta contra los derechos individuales, niega que existan personas con distintas capacidades físicas e intelectuales o con perspectivas e intereses diversos, e impide que el Estado salvaguarde la legítima aspiración de los ciudadanos a promocionar socialmente.

5.- Que el Pacto por la Educación conciba una Enseñanza Infantil que no ignore que los niños de edades comprendidas entre los 0 y los 4 años han de pasar la mayor parte del tiempo con sus padres, aun cuando eso signifique que deban reconsiderarse las actuales normativas que rigen los permisos de maternidad y paternidad y los horarios laborales de los progenitores; que no eluda la responsabilidad de iniciar el aprendizaje de ciertas habilidades intelectuales cuando la capacidad o la inclinación de los alumnos así lo requieran; que no se entienda, en definitiva, como una etapa en la que sus profesionales han de quedar reducidos a ser simples nodrizas.

6.- Que el Pacto por la Educación considere la Enseñanza Primaria como el ciclo más importante en la formación del alumno, limite la promoción automática a los primeros años de la etapa, no desdeñe el rigor y la exigencia necesarios para afianzar tanto las habilidades primordiales en lectoescritura y cálculo matemático como los conocimientos básicos de otras disciplinas también esenciales, y no eluda la necesidad de plantear una Primaria hasta los 14 años. Pero que, sobre todo, haga de este periodo de aprendizaje el mejor momento para guiar al alumno en su futuro académico demandándole tenacidad, disciplina y esfuerzo, y detectando a tiempo y prestando una mayor atención a los problemas que puedan surgirle mediante una exigente labor de orientación -labor que sólo tiene sentido y es eficiente en esta etapa- que huya de la inútil burocracia actual y, principalmente, a través de programas de refuerzo dentro y fuera del aula.

7.- Que el Pacto por la Educación recapacite sobre la conveniencia de mantener, contra viento, marea y estadísticas adversas, la Enseñanza Secundaria, etapa que se ha revelado como uno de los mayores fracasos de las últimas reformas legales; que conciba, en su lugar, la creación de un Bachillerato de 4 años de duración que recupere el valor del mérito académico acabando con la promoción automática y restablezca la especificidad que le da sentido y que lo define como la etapa preparatoria para los estudios superiores; que se atreva a abordar definitivamente una reforma de la Formación Profesional que convierta esta etapa en el motor más importante para transformar el modelo productivo de nuestro país, y que evite que se la continúe considerando una simple alternativa para aquellos que no pueden acceder al Bachillerato, otorgándole, para ello, 4 años de duración tras la Primaria, dotándola de medios y dignificando sus objetivos mediante el mérito y la excelencia.

8.- Que el Pacto por la Educación no condene a los alumnos que fracasan a la precariedad laboral y que incluya con carácter de urgencia, para ello, un tercer itinerario de Iniciación Profesional a los 14 años -de 2 años de duración- que armonice la presencia de las asignaturas instrumentales con una atención especial a materias exclusivamente prácticas, procurando así una cualificación profesional temprana y una salida laboral digna y suficiente como para no impedir la promoción social a la que todo ciudadano tiene derecho.

9.- Que el Pacto por la Educación plantee un sistema de conexión de los diferentes itinerariossalidos de la Enseñanza Primaria con racionalidad y sentido común, mediante cursos puente o exámenes de ingreso que huyan de la excesiva condescendencia que existe hoy día.

10.- Que el Pacto por la Educación evite la impostura de los actuales procedimientos de evaluación del sistema de enseñanza y plantee la urgente necesidad de unas reválidas estatales y vinculantes al final de cada etapa que hagan de los resultados el único y principal indicador fiable de la realidad de alumnado y profesorado.

11.- Que el Pacto por la Educación dignifique la figura del docente modificando, para ello, la actual estructura de los centros de enseñanza, facilite su labor rebajando el número de alumnos por aula,restablezca su autoridad devolviendo al claustro de profesores las competencias disciplinarias y restituya su autonomía confiriéndole la competencia para elegir a los directores y otorgando a los diferentes departamentos didácticos la libertad real para elaborar los planes de estudios.

12.- Que el Pacto por la Educación dignifique la figura del docente confiando a su único criterio las cuestiones derivadas de la enseñanza, despojándole de atribuciones ajenas a su cometido, acabando de una vez por todas con el absurdo sistema de promoción horizontal, incentivando su carrera mediante la búsqueda del estímulo académico y laboral, que, en todo caso, nada tiene que ver con los cursillos que actualmente organizan sindicatos y centros de profesores y recursos, dignificando el menoscabado Cuerpo de Catedráticos de Bachillerato y concibiendo un sistema de acceso a la función pública docente diferenciado para cada etapa educativa y basado exclusivamente en la excelencia.

13.- Que el Pacto por la Educación proponga por fin respuestas serias y contundentes a los graves problemas que sufre la Universidad española, que recorte el número de universidades a fin de evitar la actual infradotación y la mediocridad a las que están expuestas, que reconduzca la vigente política de títulos a patrones de sensatez científica y económica, que racionalice los planes de estudios, que modifique los actuales modelos de gestión administrativa y emprenda una desburocratización en masa, que solucione los antimeritocráticos estándares de selección y de evaluación del profesorado, que reconsidere y adapte a la realidad de nuestro país los dudosos procesos que se han seguido para adoptar los nuevos requisitos de Bolonia, y que potencie programas de investigación con dotación suficiente evitando por ley la influencia política que hoy día impide o pone en entredicho, no sólo la eficiencia y la utilidad de éstos, sino el libre debate de ideas y, sobre todo, el concurso de toda disidencia crítica.

Firme aquí

Es evidente que suscribo la totalidad del manifiesto, aunque no obstante me gustaría hacer alguna puntualización, o mejor dicho, añadir un par de puntos que considero de importancia en el contexto del manifiesto.

Una reforma de esta envergadura, como la que reivindica este manifiesto, no puede llevarse a cabo si no es con la coordinación de todos los agentes sociales, tendente a crear un clima favorable para que un cambio de dirección tan importante en la educación pueda cuajar con éxito en una sociedad como la española. A mi entender se hace necesario un pacto entre todos los agentes sociales. Y más concretamente los medios de comunicación tienen que apoyar un cambio de valores absolutamente necesario para que los educadores (tanto padres como profesores) no vayan contracorriente de la creciente y estúpida avalancha des-informativa y des-educativa que se despachan día a día los medios de comunicación de masas en nuestro país. No es posible educar en una sociedad en la que los medios de comunicación proyectan como triunfadores a futbolistas, concursantes de Gran Hermano, actores y actrices porno, Belenes Estébanes, Julianes Muñoces y la infinita pléyade de impresentables que se pasean las 24 horas del día por los platós de televisión. Puede que parezca retrógrado hacer una petición de este tipo, pero sinceramente pienso que la intoxicación que se extiende por la sociedad con su origen en los medios de comunicación hace un daño incalculable (a la par que difícilmente previsible) en la juventud y los valores de la sociedad española.

En segundo lugar, creo que también se hace necesario, como ya apunta el manifiesto, que la Universidad y en general, todo el sistema educativo, se conecten de manera más realista con el mercado laboral. Y aquí, si se me permite, una propuesta. Creo que los futuros estudiantes universitarios deberían contar con una orientación mayor del tipo de estudios que pueden ser demandados por las empresas. Porque mucho me temo que en la actualidad, más que orientar se confunde. Puede que lo que diga no sea actual (mi contacto con el sistema Universitario español terminó hace tiempo), pero creo que un sistema en el que se exige una nota muy alta para entrar en ciertas carreras que luego tienen muy poca salida laboral, no se presta más que a la confusión, y desorienta a los estudiantes. Por tanto creo que tal vez no sería mala idea adoptar un sistema en el que los estudiantes pudieran recibir información de las estadísticas de inserción laboral de los recién licenciados en las diferentes carreras que se oferten en las Universidades.

En definitiva, el tema es extremadamente complejo, pero no por ello debe dejar de abordarse, o precisamente por ello se necesita la colaboración de todos para sacar adelante una reforma educativa que cualquiera con un contacto siquiera mínimo con la educación entiende como totalmente necesaria. Por eso os animo, a los que tengáis blog, a que difundáis este manifiesto e intentéis aportar ideas para ponerlo en funcionamiento.

Poner en práctica las reivindicaciones de este manifiesto no es fácil, y cada uno podrá contribuir en la medida de sus posibilidades. Pero creo que el objetivo de un texto como este debe ser el llamar a la reflexión, y el crear conciencia del problema. Tal vez tengamos la suerte de que llegue a alguien que verdaderamente pueda hacer algo de peso para ponerlo en funcionamiento.

Anuncios
21 comentarios leave one →
  1. marzo 14, 2010 9:19 am

    No suscribo el manifiesto. Aunque podría estar de acuerdo con alguno de los puntos que plantea, me parece que sus redactores están más preocupados por defender intereses corporativos docentes, discutibles en muchos casos, que intereses del alumnado, cuestión principal que debería tenerse en cuenta cuando se pretende reformar un modelo educativo.
    Catedráticos de Bachillerato, diferenciación de cuerpos docentes, referencia a la formación continua y olvido de la formación inicial del profesorado, restringir actuación de psicopedagogos, itinerarios educativos desde Primaria, segregación del alumnado por capacidades… No me gusta el tufillo que desprende.

  2. marzo 14, 2010 11:51 am

    Lo que me parece claro es que con el sistema educativo, o se hace algo y se hace ya, o directamente estamos “formando” (por llamarle de alguna manera) consumidores de “Gran Hermano” y personas que consideran que “no saver escrivir es una parzela de livertad, ke, ke no?”

    Copio a Cambio Social:

    “Pero creo que el objetivo de un texto como este debe ser el llamar a la reflexión, y el crear conciencia del problema.”

    Pues eso… el problema está, existe, es real. No atañe sólo a la parcela profesional educativa, atañe a toda la sociedad. En este sentido, que se coja el toro por los cuernos y, equivocadas o no, se propongan medidas, ya me parece loable.

  3. marzo 14, 2010 12:48 pm

    Sinceramente, Juan Pedro, tu actitud es indignante.
    ¿De verdad piensas que nada de lo que pide el manifiesto necesita cambiarse? Aunque sea solo uno de sus puntos…Solo eso ya me parecería suficiente para apoyarlo, lo que sea menos seguir en la debacle actual, como dice Desclasado.

    ¿El interés del alumnado? Sinceramente, creo que si preguntamos al alumnado, lo único que haríamos es empeorar la situación. Al alumnado, a estas alturas, sería un milagro que le preocupara algo más allá de la final de Gran Hermano. Si partimos de ahí, mal vamos. Al alumnado normal actual, lo que le preocupa es aprobar lo más rápido y con el menor esfuerzo posible. Vamos a ser sensatos, no hay que preguntar a un niño de 10 años su opinión sobre como debe ser un sistema educativo, sería un disparate, fruto precisamente de esa corriente relativista del todo vale en la educación.

    Hay que coger el toro por los cuernos, y hacerlo ya. El manifiesto me parece cuanto menos un punto de partida válido para empezar a trabajar, que tendrá que pulirse y discutirse, como todo. Pero casi cualquier cosa antes que la situación actual, que nos tiene a la cola de Europa en educación, aún maquillando las cifras.

    Y a mi lo que definitivamente no me gusta es el tufillo que desprende el sistema educativo en España, contagiado de una ideología pogre y de igualar a todo el mundo por abajo, dilapidando la excelencia y el valor del esfuerzo con la promoción automática, y que ha sumido al sistema en el peor periodo de su historia desde hace mucho tiempo.

  4. Raus permalink
    marzo 14, 2010 3:33 pm

    Muchas gracias por tu rápida respuesta e implicación, Cambiosocial, no esperaba menos. Concuerdo con lo que decís. La participación de los psicopedagogos en los colegios se ha revelado nefasta. El psicólogo debe cumplir ciertas funciones, no lo niego. Pero no la de ir dando lecciones de cómo dar clase a los maestros y profesores basándose en teorías utópicas, como la del buen salvaje, de Ruosseau. O en el constructivismo, otro derivado del relativismo. El máximo interés de los alumnos no lo conocen ellos, lo conocen los adultos, punto pelota. Y si no, hágase la prueba: pregúntese a un crío de diez años si desea ir a la escuela o quedarse en casa viendo la tele. Bien pronto nos íbamos a empapar de cuáles son sus intereses. Bastante sabrán los críos lo que les conviene. ¿Acaso se les pide opinión a los enfermos sobre cómo organizar un hospital? ¿Es que se pide la opinión del conductor para diseñar la red vial de un país? Pues no, esto se confía a los ingenieros, que para eso han estudiado la cosa en cuestión. Lo que demandan los profesores de Deseducativos es poder trabajar para los alumnos, para los intereses de los alumnos, ni más ni menos. Exigir un sistema que busque la excelencia del alumno implica, a su vez, la excelencia y la implicación del profesor. No podría entenderse de otra forma. Pero la formación que necesita el profesorado no es la que los pedagogos logsianos pueden darle, ni mucho menos. Es lo que decía Desclasado en mi blog. Todo intento de cuestionar la progresía vigente (que a mí me parece falsa) se aborta recurriendo a la insinuación injustificada de que el cuestionador es franquista, fascista o algo parecido. Y ya está. Todo resuelto y a otra cosa. Pues no, señores, aquí cada cual tiene el color que tiene. Eso no importa. Lo que importa es aportar ideas eficaces para educar y enseñar bien a los jóvenes. Que los padres eduquen, que esa es su tarea, y que los maestros y profesores enseñen (aunque, secundariamente, también deban educar). En fin, un saludo.

  5. marzo 14, 2010 4:16 pm

    Raus, te edito el comentario del gazapo, para que quede todo más ordenadito.

    Y sí, sigo de acuerdo con vosotros. Pero ya habéis visto lo que pasa en este nuestro/vuestro país (yo ya empiezo a no tener clara mi nacionalidad, después de bastante tiempo fuera de España). Lo que pasa es que como siempre, vamos a tenernos que poner a discutir de cosas que en principio deberían ser de sentido común, como pone de manifiesto el primer comentario de esta entrada.
    Se dan por sentadas muchas cosas que cuando uno las piensa diez minutos caen por su propio peso. Y son obvias, pero muchas veces, como decía antes, te las tienen que poner delante de la cara para caer en la cuenta. Aún recuerdo cuando en la Universidad, un profesor nos hizo ver que una clase no es, ni debe ser una “democracia”. Desde el momento que el profesor está en la tarima, y los alumnos debajo, no veo la manera en la que se puede ver una clase como algo democrático. “Yo no vengo aquí por la mañana y someto a votación quien da la clase”, dijo en su momento, y no le faltaba razón.

    Yo tampoco estoy diciendo que se les tenga que hacer el vacío a los psicólogos y pedagogos. Su papel es relevante, desde luego, pero por lógica los que más información tienen de lo que está pasando son los que lidian día a día con los alumnos, y será a los que habrá que ayudar con prioridad, porque son los que se enfrentan con la dificilísima tarea de educar. Respecto de los alumnos, tampoco digo que su opinión cuente cero, pero tampoco hay que darles poder para decidir sobre si mismos por encima de lo razonable.

    Tampoco digo que el manifiesto sea perfecto (como cualquier manifiesto, esboza una líneas generales, como no puede ser de otra forma). Pero insisto es que me parece buen punto de partida para empezar.

    Cualquier idea tiene puntos que pulir, porque no existe la idea perfecta, pero por algún lado hay que empezar, y las propuestas que contiene el manifiesto, me parecen como mínimo más que razonables.

  6. marzo 14, 2010 4:17 pm

    No entiendo la indignación que parece provocar mi opinión en “cambiosocialya”; a fin de cuentas, es una apreciación más, tan acertada, o tan desafortunada, como cualquier otra emitida por profesionales a quienes preocupa la situación de la educación. Es posible que mi punto de vista respecto a los problemas educativos, y las soluciones que plantearía, sean distintas a las de otros, pero igual de respetables, imagino.
    Respecto a mi comentario, sólo se me ocurre pensar una cosa: o no me he expresado bien, o se me ha entendido fatal. Digo que no estoy de acuerdo con el manifiesto en su conjunto, pero que “podría estar de acuerdo con alguno de los puntos que plantea”. Por supuesto que sí, trabajo en la enseñanza desde hace muchos años, y creo que algo conozco de los problemas que aquejan al sistema. Pero discrepo de las soluciones que se plantean. Insisto en que me parecen fundamentalmente orientadas a modificar las condiciones de trabajo del profesorado más que a mejorar las posibilidades de aprendizaje del alumnado. Aun dando por hecho que la mejora de las primeras podría repercutir en la mejora de las segundas. Pero no me gusta el planteamiento.
    Poe otra parte, no entiendo de dónde se desprende en mi comentario que pretendo planificar una reforma educativa basándome en la opinión de los niños de diez años. Está claro que no es la idea. Pero sí digo que, desde nuestra experiencia como docentes, deberíamos conocer que hay cuestiones que pueden favorecer o perjudicar a los niños de diez años, y deberíamos tenerlas en cuenta. Por ejemplo, no sé si el hecho de que se prestigie al cuerpo de catedráticos de bachillerato mejorará mucho las condiciones y posibilidades de aprendizaje del alumnado. A lo mejor, y esto es algo que no se contempla en el manifiesto, sí conseguiríamos que los alumnos aprendieran más y mejor si sus profesores tuvieran una mejor formación inicial, o si accedieran a sus puestos de funcionarios docentes mediante un sistema que valorara de verdad su capacidad para ejercer su trabajo, y no el conocimiento que tiene de una materia de la que ya es licenciado, o doctor. Parece que enseñar hoy tiene poco que ver con lo que se hacía hace treinta años.
    A eso me refiero cuando digo que el manifiesto puede contener aspectos interesantes, pero incluso éstos están planteados desde una óptica que me parece parcial y, en general, superficial, porque no entra a analizar los problemas de fondo de la educación.

  7. marzo 14, 2010 4:34 pm

    Bien, en primer lugar pedir perdón por la palabra “indignante”, vista ahora y hechas las correspondientes precisiones por tu parte, me parece totalmente excesiva. Es lo que tiene también escribir comentarios a la carrera y a salto de mata, compatibilizándolos con las tareas domésticas 🙂

    Como digo, ahora que has tenido la posibilidad de explicarte con más detenimiento, empiezo a ver clara tu postura y me parece que la perspectiva que ofreces es tan válida como la que se insinúa en el manifiesto, aunque la intención con la que se redactó supongo que solo nos la pueden aclarar los que lo redactaron.

    Por eso, te agradezco el comentario y las precisiones y reitero las disculpas.

    Por otro lado, tal vez lo mejor que podríamos hacer los que divulgamos el manifiesto es precisamente lo que has hecho aquí: poner las objeciones que consideremos oportunas y discutirlas. De hecho, a mi me parece que el documento obvia (o no explicita adecuadamente) dos problemas que a mi entender, y viéndolo desde fuera, me parecen preocupantes: por un lado el vergonzoso nivel de idiomas con el que salen los estudiantes españoles (uno se da cuenta de ello cuando sale fuera y compara nuestro nivel de inglés con el de los países del norte de Europa), y por otro el uso vergonzoso de la educación para el adoctrinamiento nacionalista puro y duro (principalmente en Cataluña y el País Vasco).

    Un saludo a todos y gracias por participar.

  8. marzo 15, 2010 3:20 pm

    Un comentario inquietante: le paso el manifiesto a un amigo/conocido profe de instituto y me hace el siguiente comentario:

    “Si no fuese por el messenger y los chats de los cojo…, los chavales no sabrían ni escribir. Pero como están todo el día con el messenger, el feisbuc y el tuenti, pues por ahí se fuerzan a escribir, que si no fuera por eso…”

    Le contesto que tampoco es que sean Quevedo, escribiendo con kas y comiéndose la mitad de las letras. Me insiste en que no sabrían ni eso…
    Supongo exageración, pero inquieta oírlo.

  9. Raus permalink
    marzo 15, 2010 3:50 pm

    Muy inquietante, creo yo también, Desclasado. Inquietante, por un lado, si fuera verdad que no saben leer ni escribir. Y algo hay de verdad, pues el Informe Pisa señala que muchos no entienden lo que leen, y esto es casi casi lo mismo que no saber leer. Inquietante, por otro lado, que alguien pueda llegar a creer que el messenger puede ser una forma de paliativo. No creo que el messenger valga realmente para desasnar a los chicos. Más bien para coger todo tipo de vicios lingüísticos y propagar cualquier alarde de incultura y zoquetería. Este es el sistema y la sociedad que tenemos.

    Saludos.

  10. marzo 15, 2010 5:57 pm

    Ya que sacáis el tema, la verdad que a mi me gustaría tener un diagnóstico de la situación actual de la educación en España, con el menor maquillaje posible, pero aún en los días de la red de redes, la verdad que no me está siendo nada fácil encontrarlo. Recuerdo que la última vez que busqué los informes de Pisa, no estaban actualizados (aunque la verdad, desconozco la periodicidad con la que se hace el informe). Lo digo porque tampoco me gustaría caer en los tópicos y en las generalizaciones injustas, o pensar que la situación es peor de lo que en realidad es. Aunque mucho me temo, por lo que me cuentan amigos profesores que la cosa está bastante mal, se mire por donde se mire.

  11. marzo 15, 2010 6:39 pm

    Bueno, es muy posible que si preguntas a los profesores de Deseducativos, te puedan ofrecer cifras, datos y, cómo no, apreciaciones personales. Es lo que supongo y creo, claro. Ahora bien, ya sabes, no esperes ni un ápice de optimismo. A mí, particularmente, no me parece que en la LOgsE resida todo el problema. Creo que tienen gran parte de la culpa. Pero yo veo y sé lo que pasa en las casas, y me da escalofríos. Lo he dicho en Deseducativos: a un niño mal educado (maleducado) difícilmente se le puede enseñar nada o casi nada. El problema comienza en las casas y continua en las escuelas, pues en unas y otras está instalado un pernicioso laissez faire que todo lo desquicia y enturbia. Sólo se puede enseñar bien a niños bien educados por sus padres. Y si esto no se corrige, un posible cambio de la ley dejaría la cosa sumamente imperfecta, por no decir igual. Muchos padres, confundidos con las consignas igualitaristas de los pedagogos logsianos, son incapaces de imponer ni el más mínimo orden en sus hijos. La ideología con que se les ha machacado años y años los ha dejado inservibles para educar: creen, tras mucho batallar inútilmente con los niños a diario, que educar es cosa muy difícil, sólo apta para profesionales de la educación. Y, en consecuencia, delegan la educación de sus hijos a los maestros y profesores: los profesionales de la educación. Sin embargo, éstos, los docentes, no son profesionales de la educación, sino de la enseñanza. Su principal deber y función es enseñar lo que los padres no pueden enseñar al niño: matemáticas, lengua, historia, filosofía, física… Pero se confunden los términos y al final el docente se ve con la papeleta de arrinconar la enseñanza de contenidos académicos en favor de la educación de valores democráticos. Una maniobra prepóstera que nos deja en la situación calamitosa en la que estamos. Para colmo, los docentes no cuentan con la autoridad institucional de que deberían gozar, de modo que, al final, los niños no son educados ni en sus casas ni en la escuela. Y, por supuesto, tampoco aprenden gran cosa en ésta.

    Y fíjense ustedes en que esta referencia a lo que está pasando en las casas no la recoge el manifiesto, cuando yo creo que es de capital importancia para sanear nuestro sistema de enseñanza. Así lo he expuesto en algún artículo y en comentarios en Deseducativos. Sin embargo, insisto, no hay referencia a ello. Pero yo lo firmo con gusto, porque lo que dice, aunque incompleto en mi opinión, me parece cierto; porque los cambios que propone los estimo razonables y bien pensados.

    Saludos.

  12. marzo 15, 2010 9:47 pm

    Bueno, varias cosas de las que apuntas son un problema. Yo creo que en algunas ocasiones ha llegado a asumirse que los colegios son como una especie de “refugios” para los menores cuyas familias están mal insertadas en la sociedad, o que viven en ambientes “conflictivos”. Y se los ha escolarizado con la idea de que era mejor que estuvieran en el colegio que “ahí fuera” con todos los riesgos que conllevaba, en esas ocasiones (droga, delincuencia…). Pero claro, cuando se rebaja el nivel así, pasa como en los partidos de fútbol: si el equipo sale a empatar, lo normal es que acabe recibiendo una goleada. Concebir la escuela como una especie de guardería o centro de asistencia social, sinceramente, no creo que sea lo más adecuado.

    Por otro lado, es curioso como se está tratando al manifiesto en la red, y más en general, como se tratan estos temas en determinados sitios de Internet. He llegado a ver como se calificaba al manifiesto de “spam”. En fin, eso da una idea de lo que interesa el tema en este submundo de la red (que ojo, no hay que tomarlo como que lo es todo, ni siquiera como que es un reflejo del mundo real). No me gustaría dar una imagen pesimista, pero es que la verdad, algunos españoles (no diré España entera, porque sería exagerar) son desesperantes.

  13. marzo 17, 2010 1:09 pm

    En efecto, Cambiosocial, ahí le has dado. Esto también se ha dicho en Deseducativos muchas veces. Se han convertido los colegios, en especial algunos, en algo así como guarderías o centros asistenciales. Lo que propone el manifiesto es dejar de igualar por abajo para que los chavales que no encuentran un ambiente académico favorable en sus casas, sí lo encuentren, al menos, en la escuela. De lo contrario, esos chavales están condenados a perpetuar su desfavorable condición social. Lo que se propone SÍ que es PROGRESISTA, PROGRESISTA DE VERDAD.
    De spam, madre mía, tremendo. Échale un ojo al barco pirata y verás otro aluvión de lo mismo: que si somos retrógrados, fachas, y todo eso. Es la manera que tienen de atajar y cortar por lo sano. Difama, que algo queda. Eso sí, si entras, tápate la nariz. Yo ahí ya no digo ni mu. No sirve de nada. Bueno sí, sirve para que ese que se confiesa sociópata y la malasombra de la señora de marras te insulten de contino ante la indiferencia del capitán.
    No exageras, esto es desesperante.

    Saludos.

  14. marzo 17, 2010 2:39 pm

    Sí, sinceramente, yo ya el del barco es que no sé de que va. Ni siquiera sé lo que pretende conseguir con el blog, porque allí no hay quien se entienda…Yo antes a veces entraba, porque había algún que otro comentarista interesante, pero últimamente entre tanto fuego cruzado, la verdad que no es cómodo pasarse por allí.

    Pero la red también tiene cosas buenas, y hace un tiempo que di con un blog muy muy recomendable, al que tengo pensado dedicarle una entrada cuando que tenga tiempo. Pero sirva de adelanto, que también se está discutiendo del manifiesto, y esta vez, el autor sabe mantener el orden, y lidiar bien con los comentarios (que suelen estar a un nivel altísimo, aunque haya evidentes discrepancias). Así que ahí va la entrada, ya digo, merece la pena leer este blog:

    http://pseudopodo.wordpress.com/2010/03/15/este-manifiesto-si/

    Yo estoy seguro de que la mayoría de los que os pasáis por aquí lo vais a disfrutar mucho.

    Cosas como estas hacen mantener un resquicio de esperanza. Algo es algo, menos da una piedra.

  15. marzo 17, 2010 4:59 pm

    Gracias por el enlace, Cambiosocial. Acabo de echarle un vistazo. Está por allí la sargento de hierro, repartiendo su incabable cargamento de odio contra los profesores. Yo que me tiré del barco para no volver a verla… Pero sí, el blog está muy bien.

  16. marzo 17, 2010 5:06 pm

    Sí, he intuido que la tal “Aloe”, si no recuerdo mal, tiene toda la pinta de ser la misma que la del barco…En fin, supongo que es inevitable su presencia cuando que se tratan ciertos temas…
    Lo raro es que no haya aparecido por aquí todavía (o lo mismo lo ha hecho, pero con otra “personalidad”).

  17. marzo 17, 2010 5:10 pm

    Aquí también:

    http://acratasnew.blogspot.com/2010/03/manifiesto-de-maestros-y-profesores.html

    Ya he leído a la tal Aloe. Esa persona no parece estar bien, destila demasiado odio gratuito, desproporcionado.

  18. marzo 17, 2010 6:27 pm

    Sí, no es normal, la verdad.
    Y lo digo con conocimiento de causa, yo no tuve precisamente una buena experiencia en mis años del colegio, y mis profesores no fueron precisamente una maravilla, pero aún así les reconozco que algo bueno tendrían, cuando me ayudaron a aprender cosas que luego he valorado como útiles a lo largo de mi vida. Y eso que eran otros tiempos en los que los profesores algunos, más que respeto, infundían miedo (alguna galleta se llevaban algunos alumnos todavía en mis tiempos). Pero ni aún así ha crecido en mi interior un odio hacia los profesores como el que exhibe esta Aloe.

    Por otro lado, es cierto que la formación de algunos profesores deja mucho que desear, lo cual es problema aparte, pero la situación me recuerda al post de Desclasado sobre el “marco democrático” o el que yo mismo escribí aquí titulado “cuando la democracia es un obstáculo”; el marco normativo, el esqueleto del sistema educativo, pueden ayudar o entorpecer la labor de los profesores. Y en mi opinión, y la de los creadores del manifiesto, este sistema está más cerca de lo segundo que de lo primero. Así que no sería un mal comienzo cambiarlo, aunque eso sí, para que resultara verdaderamente eficaz, habría que cambiar muchas más cosas (como sostenemos desde aquí desde el principio). Y me ha llamado la atención que en el blog de Pseudópodo también se ponga el punto de mira en los medios de comunicación. Y es que cualquiera que tenga dos dedos de frente se da cuenta de que la basura que transmiten no puede ayudar a educar a nadie en condiciones.

    En fin, que llegamos a la conclusión de siempre, que en España hay que cambiar casi todo para salir del bache. Esperemos que alguien tenga la valentía de dar el primer paso.

  19. marzo 18, 2010 6:50 pm

    Cambio: mi entrada del ¨marco democrático¨ fue un claro ¨remake¨de la tuya. Se me quedó aquí la comezón del marco democratico…

  20. marzo 18, 2010 6:52 pm

    Pues sí, es que el tema da para tela…la verdad.

  21. Fernando permalink
    marzo 19, 2010 10:26 am

    Creo que cualquier mejora educativa necesita de acuerdos múltiples entre las familias y los profesores, donde el Estado se limite a tener bien mantenidas las instalaciones de escuelas, colegios y universidades, con un seguimiento de su adecuación por unos cuantos funcionarios competentes.Es claro que la Administración debe establecer un marco de contenidos para los ciclos escolares, que bien pueden ser los señalados con negrita en el manifiesto, más otros que se adapten a las necesidades de cada comunidad (mayor o menor alfabetización, garantía de idoneidad y número de maestros y profesores,servicios provinciales y comarcales para el conocimiento -bibliotecas, informáticos, nivel de riqueza…-),pero en ello es necesario que participen como protagonistas las mismas familias y, a partir de los 16 años, también los estudiantes. Es decir, solo los imprescindibles políticos locales, autonómicos y nacionales, que no deben manejar el dinero a su gusto, sino por medio de agrupaciones de población donde se va a prestar el sevicio de enseñanza.
    Junto a ello, hay que poner en marcha ya algunas medidas en toda España. Unos programas de televisión interactivos y distraidos, en los que los niños, sin darse cuenta, aprendan a saber que en sus vidas el conocimiento es imprescindible y, a la vez, vean que los profesores son personas imprescindibles para ésto.
    También hay que mejorar el acceso de los licenciados y otros profesionales a la docencia. Las oposiciones tienen que cubrir un poco menos los conocimientos memorísticos y un poco más la valoración de las dotes personales de los candidatos para enseñar. Esta valoración no quedará en manos de sicopedagogos, sino en reconocidos profesores con experiencia, para lo que ellos tienen que pasar cada cinco años por una puesta al dia de sus dotes para el magisterio, por medio de test y entrevistas en las que lleven la voz cantante asociaciones de familias de la zona, el profesorado más experimentado y un pequeño número de expertos en la materia.
    Aunque es cuestionable, yo tomaría también otras medidas complementarias, como moderar, en la publicidad y en la comunicación dadas en todos los medios -sobre todo la Tele-, los contenidos consumistas -compras a troche y moche, información basura e incluso la relativa a “deportes” de motor-. En este sentido, volvería a subir hasta los 18 años la edad para obtener licencias de conducir motos.
    Además, también haría programas de fomento del medio natural, no en el sentido de que ” a esquiar todos”, sino a fomentar los habitos diarios de uso de lavadoras, no dejar parques y jardines con las botellas y plásticos tras una reunión o fiestecilla etc…
    Como veis, mucho a conseguir, en lo que somos partícipes los ciudadanos. Menos políticos y más compromiso duradero de todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: