Skip to content

Todo va bien, aquí no pasa nada

marzo 4, 2010

Solo una idea corta hoy, pero que me ronda mucho por la cabeza últimamente.

Me animo a plasmarla en una entrada al escuchar esta mañana a Enric Sopena en Canal Sur, a propósito de varios asuntos que se discutían en una mesa de debate (los casos de corrupción de Chaves, entre otros). Al parecer, los periodistas adeptos al socialismo, se empeñan en mantener la teoría de “aquí no pasa nada, España va bien”, lema que han tomado prestado de la época Aznar, sin ningún complejo. Sopena sigue empeñado en defender a la mano que le da de comer de manera ya casi vergonzosa: aquí no hay corrupción, nada funciona mal, y los que levantamos la voz indignados por lo que está pasando, somos unos alarmistas agoreros. Lo somos los que advertíamos que el abrir la puerta a los nuevos estatutos de autonomía era un disparate. En aquel momento se nos acusó de ser unos alarmistas, que veíamos una desmembración injusta del Estado donde no la había. Los que alertamos de los abusos de los ay-untamientos en su gestión urbanística también éramos unos exagerados, de nuevo. Los que nos quejamos de los abusos de la banca ante la impasividad del gobierno, lloricas. Aquí no pasa nada, los que levantamos la voz somos unos fachas alborotadores, crispados por imaginaciones nuestras, con la intención de acosar al santísimo inmaculado gobierno.

Es cierto, nada cambia para la clase dirigente. Siguen ahí arriba, haciendo y deshaciendo a su gusto. ¿Más de un 20% de paro? No pasa nada. ¿Déficit público por los cielos? No pasa nada. ¿Familias enteras sin ingreso alguno? No pasa nada. ¿Corrupción política cuando que se investiga 10 minutos? No pasa nada. ¿Gente haciendo cola en los comedores sociales? No pasa nada. Alarmismos sin fundamento alguno, puestos en circulación por fascistas alborotadores.

Pero yo lo que me pregunto es qué es lo que tiene que pasar en este país para que de verdad pase algo, a los ojos de los políticos.

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. marzo 4, 2010 11:16 am

    España se ha convertido en HISPANISTAN, la Confederación de Tribus Ibércias, patética Nación de Naciones arruinada. Vivimos del endeudamiento, están sobre endeudadas empresas, familias y administraciones y aún seguimos endeudándonos más. Cuando deberíamos atraer capital inversor, sólo captamos préstamos… y encima tenemos que decir que menos mal… ¿Qué no pasa nada?… Ya veremos si pasa si dejan de prestarnos los ahorradores extranjeros…

  2. marzo 4, 2010 11:32 am

    La cosa amenaza con estallar pronto.
    Aunque yo la verdad, no sé que es peor, si que estalle o que no estalle…
    Si estalla ahora por lo menos a mi me va a pillar lejos…si es que puede servirme de consuelo.

  3. marzo 4, 2010 3:18 pm

    Ayyy… temo que además para cuando estalle estallará “mal”.

    Yo la verdad, me temo un (otro) movimiento pendular y una vuelta al “fachismo” (el fascismo es otra cosa) más rancio.

    Pero, coño, que estalle ya u que sea lo que Dios quiera que agonizar es lo peor.

  4. marzo 4, 2010 5:08 pm

    Pues es lo que yo digo…¡Cambio ya!
    Pero no sé si me van a hacer caso…

  5. marzo 6, 2010 11:02 pm

    Acabo de bajar a comprar tabaco -maldito vicio-. Sábado noche. Me he encontrado con una horda de jovencitos, no llegarían a 20 años, aspecto normal, “buena pinta” incluso, brazo en alto cantando el “Cara al Sol”, entre risas y codazos de complicidad. Serían entre 15 y 20.

    Se preguntarán que es lo que me preocupa de una “gamberrada” sin más consecuencias que la superficialidad. Les contesto: se la sabían entera. Y yo con bastantes años más, no me la sé o tengo que rebobinar para ver si me sale. En el colegio no se la han enseñado, últimamente creo que les enseñan placeres anales o algo así.
    Insisto: ni eran rapados ni nada parecido. Si me apuran, pijos no eran, más bien chavales de familia obrera, de esas familias que creyeron ser “clase media”.

    Me temo un pendulazo social del carajo. Pero como dice el título de la entrada “Aquí no pasa nada”.

  6. marzo 7, 2010 7:23 am

    Pues ese es precisamente el peligro. Que cuando la situación es tan mala, va a ser imprevisible el rumbo de los acontecimientos a corto-medio plazo, y ya ni digamos a largo.

    El límite va a estar en que una masa suficientemente grande de gente se de cuenta de que no tiene nada que perder: ahí es donde puede estallar todo. Afortunada o desafortunadamente, en España el “pueblo” suele tener bastantes tragaderas, mientras le den su ración de pan y circo.

    El peligro es que el pan se acabe, y entonces no habrá circo que valga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: