Skip to content

A vueltas con el Relativismo Moral: Jesús Encinar

noviembre 26, 2009

De casualidad, como muchas veces en la web, me encuentro una opinión de Jesús Encinar, CEO de Idealista.com sobre uno de los temas preferidos de la casa, me refiero al Relativismo Moral. En la entrada original, Encinar, en un momento cumbre mantiene que:

Uno puede creer que la moral es una verdad fija, inmutable, eterna, revelada y permanente y ser una mala persona. Basta con ver los ayatolás iraníes, convencidos de manera absoluta de su verdad.

Igualmente una persona convencida del relativismo moral, no por eso deja de ser tolerante, solidaria, amante de su familia y respetuosa con los valores de una sociedad.

Como siempre, los comentarios son a veces incluso más interesantes que los post, he aquí algunos ejemplos, que replican y contrargumentan a Encinar:

El argumento:

Uno puede creer que la moral es una verdad fija, inmutable, eterna, revelada y permanente y ser una mala persona. Basta con ver los ayatolás iraníes, convencidos de manera absoluta de su verdad.

Es contradictorio: Si obran convencidos de que están haciendo lo correcto nunca pueden ser malas personas. Precisamente la maldad radica no en el alcance de las acciones sino en los sentimientos que las inspiran.

O también:

Tratándose de un artículo sobre la relatividad de las cosas, creo que el autor no debería afirmar de esa manera la maldad de nadie, sólo porque a él se lo parezca. Creo que con ese simple comentario se ha cargado su propio artículo.

Es curioso que esta discusión surge donde uno menos se la espera. Supongo que eso, al menos, quiere decir que el tema suscita interés. Que no es poco, dado los tiempos que corren.

Anuncios
14 comentarios leave one →
  1. Lena permalink
    noviembre 27, 2009 10:05 pm

    pues claro que la moral es relativa, como todo lo demás. Tomemos por ejemplo el concepto “imbecil”. Varía sustancialmente teniendo en cuenta el punto de vista del observador. No es lo mismo que llamen imbecil al que observa, que sea el observador quien llame imbecil al que pasaba por allí. Pues eso.

    Lo mismito que sucee con ese concepto sucede con todo lo demás, derechos, libertad, incluso la esencia misma de las cosas, de la materia, es relativa. No en vano, no se qué filosofo lo dijo, pero era filósofo, o eso dicen, que también eso es relativo “bueno, es lo que es bueno para mí”. ¿cabe mayor relativismo?

  2. noviembre 29, 2009 9:50 am

    Pues yo considero que hay ciertos conceptos que son absolutos, o al menos, nos deberíamos comportar como si lo fueran. Lo contrario, creo que lleva al caos, al desorden, y al fin y al cabo, a la confusión en la que nos encontramos inmersos.

  3. Lena permalink
    noviembre 30, 2009 4:43 pm

    Precisamente la flexibilidad que te permite el hecho de los conceptos sean relativos es lo que nos hace más humanos. Aquel que se cree en posesión de la verdad absoluta está en el mejor camino de convertirse en un tirano.

    Le he dado alguna vuelta que otra a la cabeza intentando pensar qué conceptos habrían de ser absolutos y no he encontrado ninguno. Lo único absoluto que recuerdo es el 0 Kelvin y aún ese no es tan absoluto como parece. Lo cual me recuerda que, efectivamente, el mundo es en sí mismo un caos y un desorden. Cosas de la termodinámica y las leyes que rigen nuestro universo.

  4. noviembre 30, 2009 10:02 pm

    Pues si asumimos eso tal que así (que no digo ni que sí ni que no) esto se convierte en un “sálvese quien pueda”, no tiene vuelta de hoja. A mi me gusta pensar que el ser humano tiene un margen de acción propio, por pequeño que sea. Tema profundo donde los haya, si tiramos por estos derroteros. Libre albedrío vs determinismo. Casi nada.

    Supongo que lo conocerás, pero por si acaso, yo creo que en este texto se toca el tema desde una perspectiva interesante:

    https://cambiosocialya.wordpress.com/documentos/

    Es difícil zanjar un tema como este, pero al menos se pueden ofrecer argumentos, tanto a favor como en contra. Y después que cada uno se quede con la postura que más le convenza.

  5. Lena permalink
    diciembre 2, 2009 11:25 pm

    Pues me he leído el enlace y tengo que reconocer que no me he enterado de nada. Me ha parecido que tan pronto se hablaba del bien y del mal así en abstracto como de acciones buenas o malas. El caso es que me he echo un lío de los que marcan época.

    Tampoco entiendo que relaciones el relativismo con el determinismo. Que diga que las cosas me parecen relativas, depende de la perspectiva que adoptes, no quiere decir de ninguna manera que nuestros actos estén determinados. Si nuestros actos estuviesen determinados ¿que sentido tendría preocuparse siquiera por la moral? Lo que dices de “salvese quien pueda” tampoco tendría sentido. Estaría determinado quien se salva y quien no. ¿no?

  6. diciembre 5, 2009 7:31 pm

    Estimada Lena, como yo soy el autor del texto que usted ha leído, me siento en mi deber de intervenir. Si he sido tan poco claro como usted dice, lo lamento. Quizá podamos llegar a entendernos.

    Usted dice:
    “Precisamente la flexibilidad que te permite el hecho de los conceptos sean relativos es lo que nos hace más humanos. Aquel que se cree en posesión de la verdad absoluta está en el mejor camino de convertirse en un tirano.”

    Permítame hacerle las siguientes preguntas:
    1. Consideremos el concepto tortura. ¿Nos hace más humanos que unos consideremos mala la tortura y que otros la crean buena?
    2. Si yo le digo que es absolutamente verdadero que maltratar a un bebé es malo, ¿cree usted que estoy en el mejor camino de convertirme en un tirano?

    Insisto: espero que lleguemos a entendernos. Para ello será necesario, creo yo, que usted y yo no tengamos una concepción relativista de la tortura, el maltrato, el asesinato… o el amor.

    Un saludo.

  7. lena permalink
    diciembre 8, 2009 12:01 pm

    Bueno, hasta el propio concepto de tortura es relativo. Yo le hago dos agujeritos en la oreja a mi hija al nacer y hay quien considera que eso es torturar a la pobre criaturita y no lo hace. También considero que es una tortura el hecho de que en algunas culturas se les ponga arandelas en el cuello a las mujeres hasta que se les dislocan las vértebras cervicales, ellas evidentemente, no. Considero tortura la ablación de clítoris de algunos pueblos africanos, sin embargo ellos, y sobretodo ellas, lo consideran un rasgo cultural que permitirá a las mujeres un beneficio mayor. Considero tortura el hecho de China se les vendasen los pies a las niñas para que no creciesen, provocando así graves deformidades que les permitian moverse en libertad, sin embargo ello era garantía de un buen matrimonio y un estatus social, con lo cual ellas estaban encantadas.

    Si se refiere por torturar al hecho de que un elemento se ensañe vilmente con una criatura, en ese caso no hablamos de relativismo, ni determinismo, ni siquiera moral, estamos hablando de un sociopata o alguna otra patología, y de ellas se ocupa la psiquiatría, no la filosofía.

    Respecto al asesinato, tres cuartos de lo mismo. Yo considero a priori el asesinato como algo malo, sin embargo en muchos países existe la pena de muerte lo que hace reconsiderar que para todo el mundo no es igual. Incluso las leyes relativizan este hecho puesto que se admitan atenuantes, no es mismo un asesinato con premeditación y alevosía que bajo los efectos de una droga. No es lo mismo el asesinato en tiempos de guerra que en tiempos de paz. Ni siquiera es lo mismo pasar a un elemento a cuchillo que firman una condena inculpatoria a muerte. Más claro. Hay personas que se llenan de explosivos hasta en el carnet de identidad y se hacen estallar en mitad de un supermercado llevándose a unos cuantos por delante, para un judío es un asesino, para un palestino es un martir. ¿ve? no es tan sencillo.

  8. diciembre 10, 2009 10:44 am

    Nadie ha dicho que sea sencillo, pero el que no lo sea ni da ni quita la razón al relativismo.
    Creo que estás mezclando muchos conceptos (ley, moral, filosofía, psicopatía) y das por hechas algunas conclusiones en las que yo me pararía a analizar un poco más. ¿Estás segura de que una niña a la que se le practica la ablación está encantada?. Creo que sus llantos de dolor cuando se le practica la “intervención”, a mi me hacen dudar de tu afirmación. Lo mismo con todos las costumbres y ritos que has descrito. ¿Si le dieras a elegir a una japonesa entre vendarse y no vendarse los pies…qué crees que elegiría? ¿No son todos esos ritos imposiciones culturales, más que otra cosa? ¿Si se le diera oportunidad a las víctimas…elegirían pasar por eso voluntariamente, sin que nadie les presionara a hacerlo? No me puedes comparar el acto (totalmente indoloro) de perforar el lóbulo de la oreja para poner un pendiente con el de practicar una ablación sin anestesia. No, no es lo mismo, y si dices que lo es, estás relativizando, y ahí empezará el problema: todo es lo mismo, todo da igual, porque es relativo. Fusilo a 300 personas con la primera excusa que me venga a la cabeza.
    El que tortura puede ser un psicópata o simplemente ser un hijo de puta que está en sus cabales, pero eso no quita para que se califique a la tortura de inmoral.
    Por supuesto que hay que valorar las situaciones que llevan a las personas a cometer los actos, pero eso no significa que no haya nada para juzgar si esa persona hace mal o bien. No, no es lo mismo matar en defensa propia o de alguien que por sadismo y sin motivo alguno, pero el que lo hace por sadismo siempre hace algo malo y reprobable para las víctimas y para la sociedad.

  9. diciembre 10, 2009 1:12 pm

    En efecto, cambiosocialya. Bastante de lo que yo contestaría, lo has contestado tú. Éste es precisamente el problema del relativismo, que no es capaz de juzgar el caso que se le presenta. Todo el mundo sabe qué significa tratar con sadismo a otra persona, o torturar, o asesinar, etc. Pero cuando se pregunta al relativista por el caso en que alguien hace daño a otro por mero sadismo, no contestan a eso, sino que cambian el caso y juzgan otro caso. Por ejemplo (y esto me ocurrió no hace mucho): si preguntas sobre si es inmoral quemar a un niño adrede con un cigarrillo (acto que todo el mundo juzga a la primera como bárbaro), el relativista te sale con que ese acto es justificable si se trata de cauterizar la herida del bebé. Pero vamos a ver: que yo, a ojos vista, no estoy preguntando por un caso de cauterización, no. Estoy preguntando por un caso de tortura evidente. Observa, cambiosocialya, que esto de CAMBIAR el caso lo hacen siempre, por sistema. Y por eso la discusión se vuelve imposible. Es como si preguntas por Pedro y te remiten a Juan.
    En fin, a ver si tengo tiempo de decir algo más.

    Un saludo.

  10. diciembre 10, 2009 2:59 pm

    Es cierto lo que dices de que los relativistas cambian de caso cuando a ellos les parece. Precisamente andaba yo reflexionando el otro día sobre el famoso caso de la moral de la mantis religiosa de los del barco, cuando caí en una de las hábiles falacias que suelen sacar a colación los relativistas: aplican los conceptos a lo que ellos les viene en gana, sin pararse a pensar que muchas veces, hacerlo no es más que un truco, una trampa en la que quieren hacer caer a los ilusos. La mantis religiosa no puede tener moral, porque la moral es propia de los seres racionales, fuera de los cuales, el concepto no tiene sentido. Sería como hablar de la moral de las bacterias, o la de los ordenadores, o la de los inodoros. Solo tiene sentido el concepto de moral aplicada a los seres que son capaces de discernir y de razonar. No es exigible una moral a los animales, desde el punto que los animales no tienen voluntad para elegir sus acciones. Pues bien, aunque esto una vez que se dice parace obvio, los relativistas juegan al palo del despiste, consiguiendo alguna que otra vez marcar gol.
    Lo hacen porque sus argumentos son débiles, y ellos lo saben.

  11. diciembre 10, 2009 4:28 pm

    Claro, si el relativista me presenta a un ser alienígena que él denomina racional y luego le atribuye, en el colmo de la contradicción, una mente de mantis, ya está combinando cosas incompatibles entre sí. Si tiene mente de mantis asesina, en cuanto que tal, ya no obra como ser racional, pues no se para siquiera a razonar sus actos. Dicho de otra manera: si es racional, no puede tener mente de mantis. Es como si digo que puedo imaginar a un ser racional que no sepa cuánto suman 2 y 2. Pues hombre, no será tan racional. Lo mismo: si ese extraterrestre no sabe razonar asuntos morales, dada su mente de mantis, no se me venga diciendo que es racional.
    Son trucos demasiados toscos. Se les ve venir a la legua. Prefiero los de Tamariz.

  12. diciembre 10, 2009 4:30 pm

    Sí, por lo menos con esos te ríes y no les ves el truco…jejeje

    Un saludo.

  13. julio 1, 2010 5:31 pm

    Hola,

    Muy interesante el tema del relativismo moral, a mí me parece la ideología del psicópata por excelencia. O eso o un cacao moral que estoy intentando desenredar en el siguiente link. Voy mejorándolo poco a poco, aún está en construcción.

    “El veganismo es puro moralismo. No existe lo bueno ni lo malo, tan sólo existen intereses relativos al sujeto”.

    Saludos,
    David.

  14. julio 1, 2010 6:53 pm

    Gracias por el enlace, he leído tu argumentación y me parece sólida y bien expuesta.

    Creo que llevas mucha razón en muchos puntos. Hace no demasiado tiempo escuché una conferencia en una Universidad de las más importantes de USA (no recuerdo exactamente cual) en la que un científico también de gran prestigio sacaba el tema que tratas en el link. Efectivamente, el ser humano es capaz de desarrollar sentimientos de compasión hacia animales que no son de su especie, e incluso más allá, sentirla así mismo por situaciones incluso simbólicas (ponía el ejemplo en el que se mostraba un cuadro en el que un unicornio estaba involucrado en una escena que lo humillaba). En este aspecto, que sepamos, es único.

    El tema de los derechos de los animales es complejísimo, y no me veo capaz de abordarlo, dado el desconocimiento que en el fondo tengo de él. Pero he de decir que creo que una persona con compasión hacia los humanos, en el 90% o más de los casos, también la desarrolla con los animales. Soy, como muchos, de los que sufren viendo que un animal sufre. Sin embargo, también opino que entre que sufra un animal o un humano, prefiero que sufra el animal (aunque a veces pienso que depende de a que humano en concreto nos refiramos).

    El problema no es baladí, porque una interpretación “natural” de la moral nos lleva a concluir que el ser humano siempre se ha servido de los animales para alimentarse, y eso puede legitimar su sacrificio. Sin embargo creo que una perspectiva práctica podría llevarnos a asumir que ningún animal debe sufrir más de lo necesario aún cuando esté destinado a la alimentación humana.

    En cuanto al tema del relativismo moral, como sabrás me posiciono más en contra que a favor, y supongo que has visitado la sección especialmente dedicada a este tema, la discusión que mantuvieron sobre la cuestión Antonio Gallego Raus y Jesús Zamora Bonilla:

    https://cambiosocialya.wordpress.com/documentos/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: