Skip to content

Trabajar en la crisis: ¿una pérdida de tiempo?

septiembre 20, 2009

El mercado de trabajo está totalmente revuelto en España. No solo no se crea empleo, si no que además la crisis lo destruye, haciendo en muchas ocasiones de la búsqueda una dura tarea. Muchos mitos acerca de como actuar para encontrar un trabajo están cayendo. Durante los años de bonanza económica, donde los sectores estrella eran la construcción y la hostelería, muchos jóvenes pensaron que no hacía falta tener estudios universitarios o superiores para obtener un buen sueldo. Y efectivamente, en muchos casos así fue, más de un albañil o más de un camarero cobraban más que un becario recién salido de la facultad. Pero parece que las tornas han cambiado, y es ahora el trabajador de ese perfil (con poca formación y ex-trabajador de la construcción y la hostelería) el que tiene más difícil la inserción laboral en estos momentos. Otros cambios están también afectando a la oferta y demanda de empleo. Debido a la tecnificación e informatización de los puestos de trabajo, la inmensa mayoría pueden ser ocupados por una gran cantidad de personas con la mínima formación necesaria, y la experiencia en puestos anteriores es un dato casi superfluo para conseguir el ansiado trabajo. Muchas veces recuerdo la historia que a modo de chiste escuhé alguna vez. En una empresa, se estaba celebrando una fiesta de jubilación de un empleado. Todos estaban en ella, salvo alguien que permanecía frente a la pantalla de su ordenador. Otro de los compañeros se acercó a éste y le dijo: “¿no vienes a la fiesta de jubilación?, hoy se van de la empresa 30 años de experiencia”. A lo que el trabajador replicó: “no, no se van 30 años de experiencia. Se va 1 año de experiencia y 29 haciendo lo mismo”. Con esto quería dar a entender, que por un lado, la experiencia no es un factor determinante en muchos puestos, y lo que el trabajador puede aprender durante su estancia en una empresa, es a veces muy limitado, sobre todo en trabajos repetitivos y que no requieren una gran calificación para ser realizados.

Con todas estas premisas, quiero llegar a la pregunta que planteo en el título de la entrada. En un contexto en el que los salarios casi no permiten sobrevivir, los puestos que se ofertan no aportan nada en cuanto a experiencia y formación a los que los ocupan y en el que la temporalidad y la precariedad laboral se están convirtiendo en la norma…¿les merece la pena a algunos perfiles de oferentes de empleo el trabajar? Pensemos por ejemplo en un joven de mediana edad (rondando la treintena) con cierta experiencia laboral y bien formado. ¿No le merecería más la pena a alguien con estas características completar su formación, si tiene la oportunidad, que trabajar por un sueldo ridículo en un empleo que no le aporta nada a nivel profesional? Dado que la crisis es inevitable, y el que la sufre no puede hacer nada para activar la economía…¿No sería mejor aprovechar el tiempo que dure para una vez atravesada tener más posibilidades de econtrar un buen empleo?.

Dejo la pregunta en el aire, para el que la quiera contestar.

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. Javier Benitez permalink
    septiembre 20, 2009 3:58 pm

    Pues yo añadiría que muchas veces, además de una pérdida de tiempo, puede ser también una pérdida de dinero: desplazamientos a otras ciudades para hacer entrevistas de las que después nunca más se supo, apuntarse a servicios de pago de búsqueda de empleo como los que se describen aquí y alguna que otra cosa más.
    Cuando la ley de la oferta y la demanda manda (pareado), las empresas son las que tienen la sartén por el mango. Y eso acaba pagándolo el trabajador.

  2. Lena permalink
    septiembre 29, 2009 10:58 am

    Como decía mi padre “el saber no ocupa lugar”. Claro que está bien formarse en tiempos de crisis, y cuando no hay crisis también, para cuando la haya, que eso va por ciclos.

    Yo estudié en tiempos de crisis y cuando me incorporé al mercado laboral, si algo había era universitarios. Cada cual trabajamos en lo que pudimos. Sin embargo, en esta crisis, lo que son las cosas, mientras la gente iba a engrosar las filas del paro de 6000 en 6000 yo tuve la oportunidad de elegir entre dos empleos. Uno ya fijo y por muchos años, y el otro en interinidad. Un lujo. Lo que sucede es que hemos desprestigiado la formación a favor del dinero, pero ahora que falta el trabajo, son muchos los que se encuentran como Javier Bardem en “los domingos al sol”. Qué duda cabe de que el trabajo dignifica.

    Los estudios no solo van encaminados a la búsqueda de un buen empleo, te permiten además analizar las cosas de la vida diaria desde una perspectiva más amplia, más real. De lo único que me arrepiento, y poco, es de no haber estudiado más.

  3. Querida lena permalink
    diciembre 30, 2009 10:05 pm

    No es los domingos al sol es “Los lunes al Sol”. Tanta cultura y luego no recuerdas el título de una película. ¿Entiendes lo de los lunes? Es el primer día de trabajo. Claro que tú te pasarás al sol los 7 días siendo funcionaria.
    Por cierto que repateante eres
    Un saludo

Trackbacks

  1. Trabajar en la crisis: una prdida de tiempo? - Burbuja Econmica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: