Skip to content

Los progres y la religión

septiembre 16, 2009

En una época en la que la progresía campa a sus anchas por España, era de esperar que todos los políticamente correctos mostrasen su eterna animadversión hacia lo religioso y la religión cada vez que tuvieran la más mínima oportunidad. Pero es relativamente sorprendente ver como este odio (porque habría que calificarlo como tal sin duda) aumenta su virulencia a medida que la izquierda va viéndose más y más acorralada en términos electorales (lo único a lo que presta atención, a la postre) . Se trata sin duda de un instinto que está en lo más profundo del adoctrinamiento socialista, y que bien podría considerarse como un fundamentalismo antireligioso difícilmente justificable mediante la razón.

He de admitir que mi reflexión parte de la lectura de unos comentarios publicados en el blog amigo “Las saetas de la luz”. En ellos, refiriéndose a las actitudes de las que hacen gala algunos habituales del blog “A bordo del Otto Neurath”, una usuaria anónima escribe acertadamente:

Sus únicas críticas y rebeldías adolescentes siempre van contra la Iglesia Católica. Esto era muy rompedor y tenía algún mérito cuando la Iglesia tenía un poder social que no le correspondía (cuando Krahe hizo su video de tan mal gusto), pero hoy, pasarse el día criticando a la Iglesia es un divertimento adolescente, inmaduro y patético. Yo no me considero ya católica, no comparto estas creencias y sus argumentos vitales, pero respeto a las persona que las profesan, mientras a mí se me respete.

Y precisamente ese es el respeto del que muchos socialistas carecen en sus ataques contra lo religioso en general, y la Iglesia Católica española en particular. Cualquier declaración de la jerarquía eclesiástica es seguida casi inmediatamente de comentarios descalificadores socialistas, poniendo de vuelta y media a cardenales, obispos, arzobispos, y al mismísimo Papa de Roma si es necesario. Y digo yo, si predican un Estado aconfesional…¿que justificación tienen esas descalificaciones, si el mensaje de la Iglesia solo va dirigido a los fieles que voluntariamente quieren seguirlo? Tal reacción solo tiene sentido si se ve bajo la perspectiva que ofrece el autor del blog:

En todos lados vemos revanchismo, simplemente eso. Un “quítate tú que me ponga yo”. En educación, como ya sabemos de siete sobras, el autoritarismo de antaño ha sido sustituido por la permisividad y el libertinaje. En materia de religión, la severidad católica ha cedido el trono a un ateísmo militante cargado de odio. En cuestiones de moral se ha pasado de valores eternos e incuestionables a un relativismo de valores personales de quita y pon. En asuntos de hombres y mujeres, del machismo al hembrismo. Etc. Es como si estuviésemos condenados a vivir siempre en un extremo, como si fuésemos incapaces de quitarnos las máscaras de la intolerancia y ver la complejidad de la vida. Los intolerantes son siempre refractarios a la complejidad de las cosas. No la soportan. O es blanco o es negro.

Que el odio progresista a la religión quede al menos parcialmente explicado, una vez puestos en antecedentes, no debe impedir un debate serio de cual debe ser el papel de la religión en la sociedad actual, y ese papel, en mi opinión no debe ser otro que ayudar a la misma a ser más justa, más equitativa y más solidaria, valores que al fin y al cabo son los que predican todas las religiones cuando son bien entendidas más allá del fanatismo y el fundamentalismo. Y a ese papel, no debería oponérsele ningún gobierno en su sano juicio. Desafortunadamente parece que en España estamos lejos de alcanzar ese equilibrio. Uno de tantos problemas que debe solucionar la sociedad española para aspirar a funcionar como debería.

Anuncios
32 comentarios leave one →
  1. septiembre 17, 2009 5:02 am

    Si una religión fuera un sistema de valores o una filosofía, no crearía estos problemas. Pero sucede que ninguna religión es eso. Todas se empeñan en decir cosas ridículas, anticientíficas, prejuiciosas y supersticiosas acerca del mundo. Esto es risible (no necesariamente odiable). En España la iglesia católica es la organización que agrupa a más gente que comparte unas mismas supersiticiones, y eso la hará objeto de crítica y de burla mientras siga siendo así.

    Cuando los creyentes en la astrología sean los que más organizados, numerosos y con ese tipo de influencia, no te quepa duda de que serán ellos los objeto de burla, por mucho que, además de creer en la astrología tengan ONGs para ayudar a los pobres.

    ¿Papel de la religión en la sociedad? El mismo que la astrología: Ninguno (mi opinión, claro). ¿Papel de las ideas, moral, éticas, filosofías? Todo el que se permite con el diálogo entre personas.

  2. septiembre 17, 2009 5:42 am

    Lo que no me explico es por qué no se trata a la religión en igualdad de condiciones que a la ciencia, y no se aprecia que también en las ideas religiosas existe una evolución y un cambio. La ciencia también albergó en su seno ideas supersticiosas y equivocadas en su momento. Eso en cambio se olvida, mientras que cada diez minutos alguien recuerda que la Iglesia católica puso en funcionamiento algo como la Inquisición. Del mismo modo nadie se burla de que la Ciencia también ha cometido y comete alguna que otra tropelía. Es esa falta de fair play la que me pone la mosca detrás de la oreja, y me hace sospechar que ese odio contra la Iglesia y la religión no es más que una lucha de ideas vacía, que desemboca en lo de siempre: en una disputa por el poder y los votos. En España siempre se ha aspirado a dividir a la sociedad y enfrentarla para que alguien obtenga un beneficio de ello (“nacionalistas vascos” contra “nacionalistas españoles”, “izquierdas” contra “derechas”, “religiosos” contra “ateos”).
    Así que creo que la intención del PSOE enfrentándose a la Iglesia no es más que esa, no buscan acercarse a la verdad rechazando las ideas religiosas, lo único que buscan son votos.

  3. septiembre 17, 2009 8:22 am

    Si algo tiene la superstición (llamo así al apego a lo indemostrado), es que no es necesario ser religioso para sufrirla. Y si, por otro lado, pudiéramos distinguir al ateísmo por un rasgo común preponderante, éste sería la libertad de ser incoherente. Porque ¿hay mayor incoherencia que sostener el rigor en las ciencias naturales y abolirlo en las morales?

    José Luis hace una enunciación genérica sin concretar dónde mora la irracionalidad de la Iglesia Católica, ni por qué motivo opina que esta creencia está por debajo de los estándares científicos del presente o lo ha estado con respecto a épocas anteriores. Sería bueno que lo aclarase.

  4. Javier permalink
    septiembre 17, 2009 9:22 am

    Efectivamente, ese es uno de los puntos que no quedan claros.
    Para mi, lo que diferencia la mera supersticion de la religion es que la religion intenta llegar a algo, a lo trascendente, a un sistema etico y moral que facilite la convivencia y el propio autoconocimiento necesario para llegar a sentirnos mas plenos y mas felices. Mientras que la supersticion, no es mas que un acto neurotico vacio, que no pretende llegar a nada.
    Pero parece que hay gente que no ve esa diferencia, o no la quiere ver.
    No se…algun interes tendran para no verla.

  5. Flameman permalink
    septiembre 17, 2009 9:35 am

    No deja de ser curioso que algunos se opongan incluso a las cosas que deberian en principio ser buenas para todos. Se rechaza la “supersticion” por el simple hecho de serla y de calificarla como tal. Es la palabra magica, como en los foros “troll” o en los debates “demagogo”. Si hubiera una supersticion que predicara ayudar al enfermo, dar de comer al hambriento y de beber al sediento…tambien se opondrian los progres a ella por el simple hecho de no estar fundamentada en lo que ellos llaman “razon”. Curioso tambien que lo razonable sea solo lo que ellos quieren que lo sea. Tienen el monopolio de la razon, a la que adoran como a un Dios sin querer admitirlo.

  6. Stradling permalink
    septiembre 17, 2009 10:31 am

    “Tienen el monopolio de la razon, a la que adoran como a un Dios sin querer admitirlo.”

    Y sin saber exactamente lo que es, diria yo tambien.

  7. septiembre 17, 2009 3:18 pm

    Lo que me resulta curioso en la progresia, o al menos lo que entiendo de ella, es que el ataque no suele en general extenderse a otras religiones, tendiendo sobre ellas el halo del respeto y de la diversidad cultural. Para mi esto responde a un criterio mas profundo y larvado que el convencimiento ideologico perse de que la religion es mala, a una especie de penitencia autoflagelante o en clave Freudiana el odio a la autoridad paterna . Considero muchas ideas de esta casta mas propias de analisis psiquiatrico que politico, en definitiva se trata de un colectivo que atenta contra los intereses colectivos propios.

  8. septiembre 17, 2009 3:56 pm

    Buen apunte Iñigo, totalmente de acuerdo en lo que dices. Cierto que se ceban en la Iglesia Católica, para luego a continuación proponer al mundo islámico la “Alianza de Civilizaciones” a través del diálogo y el respeto, postura incomprensible si no es por las explicaciones que aquí se están ofreciendo. Debe ser que suponen que lo islámico no tiene la suficiente penetración en España como para generar enfrentamiento para obtener un rendimiento electoral de ello. Pura demoscopia la estrategia del PSOE.

  9. septiembre 17, 2009 5:17 pm

    No voy a defender lo que hace ninguna progresía. Sospecho que España tiene más sentido dejar claras las supersticiones de la iglesia católica que las de los mormones. En Utah será al contrario.

    Por supuesto que los católicos no son los únicos supersticiosos, no siquiera los religiosos. Ya he puesto el caso de los astrólogos, pero podía poner también el de los materialistas dialécticos, el de los racistas y muchos otros.

    Pide Irichc que aclare qué irracionalidades presenta la iglesia católica. La última vez que miré seguía afirmando que:

    -la vida no es de uno, sino que se la da a uno un ser a quien se la debe (esto a mí me suena a latrocinio)
    -hubo un ser humano que murió y resucitó y que era hijo de sí mismo
    -cuando un sacerdote pronuncia unas palabras mágicas, cierto vino se convierte en sangre (si lo hace una sacerdotisa no pasa nada)
    -hubo una virgen que dio a luz sin dejar de ser virgen (en tiempos sin inseminación artificial y sin cesárea)
    -Escribá de Balaguer hizo un milagro
    -los vivos se pueden comunicar con los muertos (con los que están en el santoral, por lo menos)
    -hay un libro que es una colección de libros que es “palabra de Dios”
    -hay que inspirarse en aquel hombre de Nazaret para guiarnos en todas las cuestiones morales, si no, pecado
    -de lo que es esta inspiración, los que saben son el Papa y sus altas jerarquías
    -en el momento en que se junta un espermatozoide con un óvulo, entra en el cigoto una cosa que se llama alma
    -¿sigo?

    Si queréis, me meto ahora con los chiítas, con los adoradores de Zoroastro o del gran Manitú, o con los budistas …

  10. septiembre 17, 2009 8:14 pm

    No creo que haya que interpretar la religión ciñéndose a los textos llamados “Sagrados” (y así considerados por los creyentes). Yo soy de la opinión de que estos textos cumplieron su función en su momento, pero en la actualidad no hay que interpretarlos al pie de la letra, porque han sido superados por el pensamiento religioso y teológico posterior. Sería como seguir aplicando las leyes de Newton en la Fisica Cuántica, para intentar calcular las órbitas de los electrones. No creo que se llegue a ningún sitio viendo a la religión bajo esa perspectiva, salvo a ideas sin sentido, como las creacionistas.
    Sin embargo, y por hacer otra lista análoga a la que ofreces, recuerdo así de memoria ciertas afirmaciones hechas por científicos en el pasado, tales como:
    – Ningún objeto más pesado que el aire podrá llegar a volar.
    – Existe en el vacío algo llamado “éter”, sobre el que viajan las ondas.
    – Marte está lleno de canales construidos por sus habitantes.
    – Los rayos N pueden atravesar casi cualquier tipo de materia, excepto la madera y el cartón mojado.
    – No existe nada más allá de nuestra galaxia.
    – Nuestro sistema solar es una rareza extremadamente difícil de reproducirse en otro punto del Universo.
    – Los planetas podrían ser una particularidad única de nuestro sistema solar.
    – La homosexualidad es una enfermedad mental.

    Y un largo etcétera que sin duda muchos conoceréis. Pero del mismo modo que estas ideas (totalmente erróneas) se rechazaron en su momento para dar paso a otras nuevas y más ajustadas a la realidad, también el pensamiento religioso ha sido revisado y mejorado. Pero de la misma manera que sería injusto decir que la Ciencia entera es falsa por los errores cometidos en el pasado, es injusto decir que la Religión es superstición porque se interpretan contenidos simbólicos formulados hace siglos de manera literal.

    El problema es que religión y ciencia pertenecen a ámbitos distintos. La religión se ocupa principalmente de problemas morales, y de buscar lo trascendente. La Ciencia intenta explicar el mundo que nos rodea. No se puede por tanto medir a la Ciencia con el rasero de la Religión, ni a la Religión con el de la Ciencia. Sería como decir que la poesía es “falsa”, porque no se ajusta al método científico.

  11. septiembre 17, 2009 9:44 pm

    Todo el mundo puede cometer errores. Lo que importa es estar dispuesto a dejar de hacerlo y a no tomar un prejuicio por verdad eterna. La lista de disparates que sostiene la iglesia católica no es del pasado, es de ahora mismo. Los sigue manteniendo erre que erre, sin apearse de la burra.

    El día en que una religión. por ejemplo, la católica, deje de pontificar y, por ejemplo, decir que fuera de Cristo no hay salvación o tonterías semejantes, y sostener ese tipo de cosas como verdades que no tiene por qué demostrar y pase a defender una moral sin remitirse a ideas que considera sagradas, ese día será una ideología o una ética más. Mientras tanto será una religión más. Tal vez menos absurda que alguna otra (a todo hay quien gane), pero un religión más.

  12. septiembre 18, 2009 5:40 am

    Bueno…es normal que si tienes ese punto de vista te sea difícil cambiarlo…
    No obstante…dejemos al margen el origen divino de las posturas que defiende la Iglesia, y dejemos también de lado en que se basan…¿Te parece mal una moral que defiende el respeto, la ayuda mutua, la justicia, la humildad, la honestidad…? Porque te recuerdo que todos los sistemas morales descansan en algo (y muchos de ellos, incluso al margen de las religiones, se basan en la existencia de Dios).
    ¿Qué preferirías, una moral que aún basándose en supersticiones, predicara valores positivos, como los anteriormente citados (religiones) u otra que aún basándose en hechos “racionales” predicara otros negativos (nazismo, terrorismo…)?

  13. septiembre 18, 2009 4:22 pm

    Como dejé claro en mi entrada “¿Cuánto pero, mejor?” prefiero que, por burros que sean algunos, sean menos burros. Claro que me parece bien defender el respeto, la solidaridad, la justicia y la honradez, entre otras cosas (la humildad, según en qué contextos, la honestidad, en su acepción original -castidad-, nunca).

    Pero una religión no es eso. En particular, la católica, tiene opiniones de que puede entrometerse en mi vida de una manera que a mí me repugna. El testamento vital, el divorcio, el aborto, la homosexualidad, la investigación genética, el no adoctrinamiento de los niños, el no fastidiar con campanadas a horas intempestivas,… son temas en los que la iglesia tiene posturas anticientíficas que sigue manteniendo por razones de inspiración divina. El que crea que Jesucristo es un dios me importa poco, como si creen en el Tarot. El que, por creer esto, deduzcan las posturas que tienen sobre los temas anteriores, empieza a ser preocupante, por decirlo suave. Como los homeópatas que creen que el agua destilada cura. Allá ellos. Pero si empiezan a querer que ser reconozcan sus supersticiones como parte del sistema de salud, tenemos problemas.

    Los obispos excomulgarán a toda la humanidad antes de renunciar al origen divino de sus creencias y a la lista de creencias absurdas que te he señalado. Con gente así es muy, pero que muy difícil ponerse de acuerdo para convivir con unas reglas consensuadas. En el momento en que no correspondan exactamente con su prejuicios, se sentirán que tienen derecho a estar por encima de la ley humana y serán antisociales, como vemos que lo son en numerosas ocasiones (discriminando e insultando a homosexuales y ateos, animando a desobedecer algunas leyes, manifestando lealtad a un estado extranjero, proclamando que su ley está por encima de la del Estado, …).

    Claro que si la ley no coincide con mi opinión, yo no tengo por qué cambiar mi opinión, que la sigo manteniendo y que creo superior a esa ley. Pero, en una sociedad suficientemente abierta y democrática, eso no me hace pretender que se me excuse de obedecerla porque estoy inspirado divinamente.

  14. septiembre 18, 2009 5:00 pm

    Sinceramente, no sé de dónde estás sacando muchas de las cosas que dices en el comentario.
    En concreto esa de que “en particular, la (religión) católica, tiene opiniones de que puede entrometerse en mi vida de una manera que a mí me repugna.“. Porque como he dicho unas líneas más arriba, las opiniones de la Iglesia Católica solo van dirigidas a los fieles, a nadie más. Y como gozamos de un Estado aconfesional, el ciudadano que quiera ignoralas no tiene más que hacerlo. No veo entonces dónde está la supuesta intromisión que mencionas. Otra cosa, es que la Iglesia, dé a conocer a quien quiera escuchar sus posturas ante determinados temas sociales o morales, como puede hacer cualquier ciudadano, o cualquier otro grupo gracias a su derecho a expresarse libremente. Por eso no paro de sorprenderme de reacciones como la tuya: si alguien es de verdad simple y llanamente un no creyente, lo que debe hacer es ignorar (con todas las letras) los mensajes de la Iglesia, punto y pelotas, como tú dices. Si tú consideras una intromisión repugnante los mensajes de la Iglesia, dime como debería un ciudadano considerar a las leyes que vayan en contra de sus principios morales. Eso sí que es repugnante, que un simple partido político, entre en la vida de las personas obligándolas a hacer cosas que en conciencia no quieren.
    Es cierto que la Iglesia a veces dirige su mensaje a la sociedad entera, pero si lo hace en mi opinión no es más que una recomendación, solo una manifestación de lo que la sociedad debería hacer para ceñirse a sus valores morales, un dibujar como le gustaría que fuera una sociedad más justa y más humana, y lo que deberían hacer los ciudadanos para conseguir ese fin. Es normal que la Iglesia lo intente, porque en la España de hoy, es la única institución (tal vez otra sería la monarquía) que tiene ese empeño. Y eso es lo verdaderamente grave y espeluznante.

  15. septiembre 18, 2009 5:51 pm

    Si fuera como dices, sería mejor, me gustaría más y lo reconocería. Pero no es así. Allí donde pueden pretenden que el divorcio no se legalice. Para todos, no solo para sus fieles. Lo mismo con todos los temas que te he mencionado. Eso es intromisión. Yo tengo mi propia moralidad sobre muchos asuntos y no pretendo que impliquen a todos, ni siquiera si la mayoría está de acuerdo. Por ejemplo, estoy en contra de las corridas de toros, no me gusta la caza y detesto los ambientes cargados de humo. Aunque fuéramos mayoría los que así pensamos, no creo que debamos imponer la prohibición de las corridas, la caza o el tabaco como ley. La iglesia no piensa lo mismo con el divorcio o el testamento vital.

    Si un partido, ideología u otra superstición caen en eso, también estaré en contra. No lo dudes.

  16. septiembre 18, 2009 6:17 pm

    Por un lado, creo que la Iglesia no ha intentado en ningún momento imponer a los no creyentes que no se divorcien, o a los homosexuales que no se casen. Lo que ha hecho es comunicar a los fieles la posición de la Iglesia respecto de esos temas, y a la sociedad en general lo que considera moral o inmoral. Ni más ni menos que lo que hacen los partidos políticos: intentan que se aprueben las leyes que a ellos les parece que se deben aprobar (siempre según sus criterios, claro) pero al contrario de lo que hace la Iglesia, que solo se dirige a sus fieles, los partidos, una vez consiguen aprobar una ley, se la imponen a la sociedad entera (tanto a los que los han votado, como a los que no). Sinceramente, creo que los partidos se entrometen más en la vida de los ciudadanos que la Iglesia. Si se sube el IVA, por ejemplo, yo no podré hacer nada por evitarlo. Si mañana se aprueba una ley por la cual se anula el derecho de los heterosexuales a contraer matrimonio, y solo se les permite registrarse como “parejas de hecho”, no me quedará otra que acatarla. Si mañana aparece un rabino por la televisión diciéndole a los judíos que solo pueden comer la carne que ha sido sacrificada según sus ritos, yo no le haré el más mínimo caso. ¿Dónde está la intromisión repugnante del rabino en mi vida? Ese calificativo que has hecho en el comentario de arriba, te pongas como te pongas solo puede partir de una tiña a lo religioso que solo tú sabes de donde proviene.

  17. septiembre 18, 2009 7:31 pm

    No, no. La iglesia, y cualquiera, que crea que por mayoría puede aprobar algo que concierne al ámbito privado, está imponiendo sus creencias de manera injustificada. Los impuestos, el currículum educativo, por ejemplo, son temas del ámbito público y deberán ser iguales para todos. No queda otra opción que imponer criterios políticos (democráticos) de cómo elegir cuántos impuestos y cómo organizar la educación.

    La imposición mayoritaria de cosas de ámbito privado es imposición.

    Para evitar, en lo posible, estos abusos es que las leyes son jerárquicas. Se aprueban unos principios generales en la constitución y de ahí se va bajando. Pero, claro, no todo es blanco o negro. Hay ámbitos en los que se mezclan lo público y lo privado, la constitución no es perfecta y está sujeta a la interpretación del tribunal constitucional. Lo que quiere decir que surgirán aquí y allá temas en los que se podrá, o no, realizar imposiciones. Por ejemplo, el matrimonio homosexual pertenece casi exclusivamente al ámbito privado y la constitución no decía explícitamente nada al respecto (sólo la declaración de no discriminación por orientación sexual), lo que ha permitido que hasta hace poco no lo hubiera.

    Sin embargo, cuando se cambió la ley por la nueva (sin que ninguna se declarara inconstitucional, lo que pone a las claras lo que decía arriba) la iglesia católica (entre otras iglesias y entre otros colectivos ideológicos) quería imponer a todos, no solo a los suyos, la prohibición de casarse entre personas del mismo sexo y lo hubieran hecho de tener mayoría. En este caso, cabe decir que también lo hicieron todos los gobiernos anteriores que no cambiaron la ley, claro.

    Ese es el problema de las imposiciones. Y el problema se agrava cuando uno cree tener razones sagradas para hacer las cosas, pues le hace ser mucho abierto al diálogo con los demás. Pasa con los fanáticos de cualquier ideología y pasa con los que juegan a ser dios (o a saber lo que manda, que viene a ser lo mismo), como los curas. Y el problema se agrava si este tipo de colectivos tienen una gran presencia en la sociedad y si, por razones anacrónicas, pueden adoctrinar a sus hijos en las escuelas.

  18. septiembre 18, 2009 8:40 pm

    Te vuelvo a repetir, porque pareces no entenderlo, que no veo la intromisión de la Iglesia católica en la vida privada de los no creyentes por ningún lado. Dices que los Estados no se meten en la vida privada de las personas, y no puedo estar más en desacuerdo con esa afirmación. Lo hacen y mucho, entre otras cosas porque la frontera de lo público y lo privado es muy difusa. La subida del IVA puede que tú la consideres como algo público (que tal vez lo sea) pero repercute en los bolsillos (privados) de los contribuyentes. De la misma manera, en España está prohibida por ejemplo, la poligamia, y eso impide que los ciudadanos puedan tomar la decisión (privada) de casarse con más de una persona. Y así podríamos enumerar una larga lista de intromisiones del Estado en las decisiones privadas de los ciudadanos. Con dos agravantes, además respecto de las religiones. Las religiones se dirigen, como digo, a los fieles, mientras que los Estados y las leyes hacen lo propio con todos los ciudadanos (incluidos, como digo, los que no votaron a los que detentan el poder). Por si eso fuera poco, los Estados cuentan con instituciones coercitivas y represivas (policía, justicia, sistema penitenciario…) mientras que las religiones solo pueden apelar a la conciencia de los creyentes. Acabas tu discurso con una referencia al adoctrinamiento, y es posible que las religiones intenten adoctrinar a su manera. Sin embargo te recuerdo que el adoctrinamiento no es exclusivo de éstas, y las ideologías políticas, de muchos signos han practicado y practican ese adoctrinamiento que achacas a la Iglesia Católica. Yo no digo que las religiones sean perfectas, o que no hayan cometido errores, pero tú pareces incapaz de admitir (por alguna razón que no alcanzo a entender) que las ideologías políticas cometen los mismos o más errores, en nombre de sus propios dioses y supersticiones (que sin duda los tienen).

  19. septiembre 19, 2009 12:28 am

    No he dicho que los estados no se entrometen en la vida de las personas. Lo hacen a cada rato. Lo que defiendo es que la única intromisión sea la inevitable, porque se refiere a temas comunes. No se puede subir el IVA para unos individuos y no para otros, ni se puede hacer una política de pago de impuestos que sea de cumplimiento voluntario. No es que me guste, es que no se puede hacer de otra manera hoy por hoy. Pero sí se puede es no impedir el divorcio o el testamento vital de quien no tenga una moral determinada.

    He admitido, léeme con cuidado, que las ideologías y las supersticiones pueden estar en el mismo barco que las religiones (muchas lo están). Mal de muchos no es buen consuelo. Por lo menos los marxistas-leninistas no pretenden (tal vez porque son minoría) que se de una clase de marxismo-leninismo en las escuelas y en horario escolar. Los católicos sí. Y no, la Constitución no dice que se haga eso. Sólo dice que los padres pueden decidir la educación religiosa o como sea de sus hijos, no que se haga en las escuelas en horario escolar.

  20. septiembre 19, 2009 6:25 am

    Pues entonces estamos de acuerdo. Yo también soy de la opinión de que en horario escolar no se les debería enseñar a los alumnos religión alguna. Eso en casa, y la que decidan los padres, y si me apuras ni eso. Creo que debería ser el propio individuo el que decidiera por que creencias decantarse, una vez tuviera el suficiente juicio para decidir. Es por eso que tampoco estoy de acuerdo con que se impartan asignaturas como la “educación para la ciudadanía”, al menos tal y como estaba diseñada. Puestos a ser asépticos, seámoslo para una cosa y para la otra. Ahora bien, admitiendo esto, admitamos también que tenemos un problema. He escuchado muchas veces, a José Antonio Marina, que la sociedad debería llegar a un conjunto de normas morales que estuvieran por encima de las religiones, entre otras cosas para evitar los fundamentalismos y fanatismos. Yo no dudo de que la idea es excelente, sin embargo, pongámonos en el lugar del creyente. El creyente está en la idea de que su sistema moral proviene de Dios, y por Él es revelado a los hombres. En muchos casos, y dependiendo de la religión, atender ese conjunto de normas que le dicta su fe le supone alcanzar la eternidad, la salvación, el paraíso. ¿Cómo puede aceptar entonces un creyente someterse a otras normas que no sean las suyas, si siempre estarán dictadas por humanos? Según su jerarquía ninguna norma puede estar por encima de las dictadas por Dios. Ese es el problema, y por eso entiendo que la idea de Marina está condenada al fracaso. O leyes o religión. Para el creyente no hay otro camino.

  21. septiembre 19, 2009 10:44 pm

    Exactamente. “El creyente está en la idea de que su sistema moral proviene de Dios, y por Él es revelado a los hombres”. Ese es el problema y lo que llevo intentando decir todo el rato. Eso es lo que hace difícil convivir con creyentes y es lo que hace que las religiones sean objeto de tanto ataque (intelectual, ojo). Eso, y la lista de disparates en que cree, que hacen que la crítica sea muchas veces burla.

  22. septiembre 20, 2009 7:05 am

    Es una creencia como otra cualquiera. Hay creencias laicas más perniciosas en mi opinión, como digo. Creo que la única salida para crear esa moral universal de la que habla Marina sería llegar a un consenso entre las religiones. Cosa que solo podrían conseguir sus respectivas jerarquías. No obstante, sigo manteniendo que como todos los sistemas morales, las religiones también tienen sus cosas positivas, siempre que se interpreten de la manera adecuada, lejos del fanatismo. Sin embargo, lo que sigo sin ver es por que esas creencias, por muy descabelladas que le puedan parecer a un no creyente, deben ser objeto de risa y burla. Me parece que cuanto menos, deberían ser respetadas, por mucho que no sean compartidas. Máxime cuando se trata de la creencia en Dios, que por mucho que me diga un científico, no está ni demostrada, ni dejada de demostrar.

  23. septiembre 20, 2009 5:43 pm

    No digo que no haya cosas peores que la religión católica, pero tu entrada iba de no entender (o entenderlas exageradas) las críticas de algunos a esta religión en este país. Creo que las razones son las que he dicho. Puedes no estar de acuerdo, pero por lo menos ahora las conoces y entiendes mejor, espero.

    Un saludo.

  24. Lidia permalink
    septiembre 24, 2009 12:20 pm

    Las religiones son lo que son: se recubren de una coraza externa basada en un cúmulo de buenas intenciones: asistir al enfermo, poner la otra mejilla, atender a los pobres, promover la misericordia…migajas dentro del verdadero objetivo. Tratan de querer enviar un mensaje de estar basadas en una moral intemporal que conviene a todos los feligreses por dos motivos.
    – para hacer una sociedad más justa.
    – para garantizarse la “gloria”, el paraíso.
    Pero si profundizamos, lo que hacen las grandes religiones dominantes es sustentar y aferrarse obstinadamente al poder económico y político a través de múltiples desviaciones, de creación de innumerables herramientas (como el Opus DEI), cuando no a detentarlo directamente a través de sus dirigentes.
    Las religiones han basado su éxito en el miedo espiritual y material; quien ose enfrentarseles irá contra el Tododeroso, un Ser que es una construcción paradógica, de un lado es todo bondad, pero también puede ser cruel para infligir los castigos que atenazan al feligrés más creyente, al feligrés más convenido.
    El ser humano promedio es acomodaticio, egosita y extremadamente miedoso. Las religiones lo saben, y lo utilizan para su beneficio, sólo así es capaz de subsistir una mentira tan abrumadora, tan evidente.

  25. Javier permalink
    septiembre 24, 2009 2:54 pm

    Creo que el sentido de la entrada tal vez no era defender las religiones en si mismas, si no más bien defenderlas de los ataques irracionales que reciben. Y lo curioso, es que como se dice más arriba, estos ataques suelen venir de los que se la dan de “racionales”.
    Sigue el debate en el blog que se cita, donde un Anonimo dice ahora:

    “Solo diría que a veces me da la impresión de que es el rencor por las experiencias vitales difíciles no superadas lo que lleva a muchas personas a la relativización destructiva de las ideas y del mundo que les dañó y les desencantó. Sobre todo diría que se advierte siempre una rabia contenida, sorda y destructiva, por sentir que la vida es un sinsentido para ellos (eso creo que es lo que fundamentalmente envidian del creyente, lo que les lleva a esa inquina hacia ellos).

    Saber que no serán trascendentes, que todo da igual, tener la certeza de que tras la muerte no hay nada, que las personas se mueven solo por bajos instintos primarios, el negar la grandeza del alma, el negar la voluntad humana para cambiar el mundo, ser conscientes de su propia mediocridad y frustración, carecer de capacidad para amar incondicionalmente, para sentir belleza… el ser desleal y esperar que todos lo sean contigo, saber que no puedes fiarte de nadie pues conoces tu condición humana y la intuyes igual en todos, saber que no tienes valores, despreciarlos y esperar que nadie los tenga, reirte del ingenuo que aún los tiene porque en el fondo lo envidias. Piense en esa clase de vida y cuénteme si no le dan ganas de destruir todo lo bello, a toda la gente buena, a toda la gente que cree firmemente en algo y tiene un sentido en su vida.”

    Y yo no digo que todos los no creyentes sean así, pero si que todos conocemos a más de uno que parece adaptarse al perfil que se describe.

  26. Lidia permalink
    septiembre 24, 2009 3:02 pm

    El problema es que el creyente no lo hace por amor al prójimo (qué bonito, voy a llorar) sino por egoísmo, y en eso se han basado las religiones, en eso y en el miedo.

  27. septiembre 24, 2009 4:12 pm

    No veo por que no puede el creyente hacerlo por amor al prójimo.

  28. Lidia permalink
    septiembre 25, 2009 8:00 am

    Porque las religiones no se basan en ayudar al prójimo, no es ese su objetivo primordial ni secundario.
    Las religiones mayoritarias son un instrumento de poder social paralelo al civil al servicio de las castas superiores, son un mecanismo de manipulación y control de la población media, conocen perfectamente las motivaciones del ser humano promedio (masas populares) y lo utiliza sin misericordia: estas moticaciones son el miedo y el egoísmo.
    El movimiento económico-financiero de la ONG de la Iglesia Católica, Cáritas, es casi ridículo en comparación con el volumen de negocios de las otras entidades y organismos que la componen.
    La solución pasaría por un sistema de valores ético-universales, ahora bien ¿como hacer que se cumplan? ¿voluntariedad o coerción?
    Sustitución de las religiones por un sistema ético incorporado realmente al ordenamiento jurídico: la justicia, la equidad, el respeto mutuo, la solidaridad.
    Actualmente las legislaciones no se basan en estos principios, quedan muy bonitos (Véase el Título Preliminar de la Constitución de 1978); las legislaciones únicamente regulan la convivencia de la comunidad desde la perspectiva del negocio, desde la perspectiva económica.

  29. Javier permalink
    septiembre 25, 2009 8:33 am

    Creo que es muy peligroso generalizar.
    Decir que todas las religiones van a eso, me parece excesivo. Porque yo siempre hago una distinción, en cuanto a que en las religiones, hay una jerarquía y unos fieles. La jerarquía no es perfecta, y creo que se equivoca más de la cuenta, y tiende a ser el sector más fanático de la Iglesia. Y por otro lado están los fieles, que muchas veces interpretan con más sentido común las normas que la propia jerarquía que las crea. Creo que no se puede decir de ninguna manera que todas las personas religiosas actúan de mala fe y por egoísmo, me parece una barbaridad que no estoy dispuesto a admitir.

  30. Lidia permalink
    septiembre 25, 2009 10:06 am

    Usted puede admitir lo que quiera, claro que hay buenas personas que actúan con auténtica convicción (Jesucristo el primero) pero dígame honestamente y sin autoengañarse:

    ¿cuántos de los creyentes actúan por altruismo?
    La minoría, desgraciadamente; y es una minoría (Vicente Ferrer), pero al margen de la jerarquía eclesiástica.

    Iguala Vd. mala fé con egoismo, no es lo mismo, mala fé es voluntad de querer hacer daño intencionadamente, en cambio, el egoísmo del creyente es tibio, liviano, siguiendo escrupulosamente la religión el creyente se ganará el paraíso eterno; no hay otra.

  31. Javier permalink
    septiembre 25, 2009 12:05 pm

    Bueno…creo entender lo que propones, Lidia. Pero al fin y al cabo, como decían en Expediente X “todo se mueve por su propio interés”. Lo cual tampoco quiere decir qe el interés sea malo. Desde ese punto de vista, el religioso actúa movido por un egoismo que le lleva a ser altruista. Al menos eso que se gana.

  32. Larisa Pérez permalink
    octubre 22, 2012 6:06 am

    Me encantó el artículo. Son tiempos de persecución, seamos fuertes, conozcamos nuestra Fe para amarla y defenderla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: