Skip to content

El futuro del mercado laboral español

septiembre 11, 2009

Es intenso el debate sobre como debe afrontar el mercado laboral español las reformas necesarias para salir de esta destrucción neta de empleo en la que está entrando en los últimos meses. Algunas voces abogan por la reducción de las jornadas, otras por fomentar la temporalidad, por abaratar el despido, por primar la movilidad geográfica, la funcional, o ambas a la vez, todos parecen estar de acuerdo en que una época acaba y hay que comenzar otra. Pero desde el lado de la demanda de empleo (este lado del mercado son las empresas, en contra de lo que mucha gente piensa) casi siempre se tira por el camino de incrementar la precariedad laboral de los empleados. Ahora bien…¿es esa la senda que debe recorrer la reforma, máxime teniendo en cuenta que el modelo está fracasando estrepitosamente? Bajo mi punto de vista, la respuesta es un rotundo no. Hemos llegado a un modelo de relaciones laborales en el que si se analiza con detenimiento la situación, son perdedores tanto los trabajadores como los empresarios, y por tanto, la sociedad en general pierde. Los trabajadores, ven como la precariedad laboral aumenta, y como sus empleos estan siempre pendientes de un fino hilo. ¿Cómo puede así un trabajador sentirse motivado e implicarse en un proyecto empresarial para dar lo mejor de si mismo a quien lo emplea? Si el empleado tiene siempre la mosca detrás de la oreja, lo lógico es que esté siempre oteando el mercado laboral para dar el salto de empresa, antes de ser despedido, cosa que entiende que acabará pasando más temprano que tarde. La empresa por su lado, no puede pensar es cubrir puestos a largo plazo, con todo lo que ello conlleva. No tendrá sentido invertir en la formación de los trabajadores, y no habrá forma de que el trabajador madure en la empresa, conozca su puesto, y lo domine lo suficiente como para aportar un valor a la organización. Si el trabajador percibe desde el primer momento que no tiene un futuro claro dentro de una empresa, no tiene sentido implicarse ni esforzarse en promocionar, o en mejorar o superarse.

Otro aspecto que considero debe mejorar mucho, para llegar a un mercado laboral justo es el sistema retributibo. Los economistas se esfuerzan en explicarnos que las (enormes) diferencias salariales entre trabajadores son fruto de la ley de la oferta y la demanda. Pero a mi se me antoja que no pueden operar las mismas leyes sobre los productos que sobre las personas. Es relativamente lógico que la citada ley marque los precios de las mercancías, de las cosas al fin y al cabo. Pero las personas no son productos, desde el momento que perciben las injusticias. Y considerar que el propio mercado llegará a un equilibrio en cuanto a la justicia percibida de las retribuciones por sí solo, creo que es un error que desemboca en un gran malestrar entre la clase trabajadora. Habría que llegar a una solución que implicara que los trabajos más necesarios para la sociedad, y los que más esfuerzo implican fueran los mejor pagados. Lo contrario lleva a un panorama salarial que lo único que consigue es aumentar las injusticias sociales.

El tema sin duda da para largo, y máxime en las circunstancias que estamos atravesando en España. Por eso sin duda será un tema recurrente desde aquí, y serán bienvenidas las aportaciones que podais ofrecer.

Anuncios
8 comentarios leave one →
  1. septiembre 11, 2009 7:01 pm

    Es un tema del que se habla ya mucho y se hace un poco repetitivo, pero quiero meter baza y ser malo: yo soy empresario y soy de los que piensa (porque como todo hijo de vecino, también he sido trabajador) que en este país no se da un maldito palo al agua. Es una realidad. Por eso los empresarios desconfiamos del trabajador. Tú te vas a otros países, y obviamente hay de todo, como tiene que ser, pero en general la gente se esfuerza, trabaja para el bien común, sabe que está en un proyecto y en muchas ocasiones echa los restos. Por eso países como Alemania y Japón salieron como salieron de la crisis provocada por las sucesivas guerras, y EEUU es la potencia económica que es. Pero nosotros, con todo el “potencial” que se supone que tenemos, somos unos mierdas. Y la razón es pura y simplemente que no nos gusta trabajar. Punto pelota. Al que no le guste, que coma ajos, pero es la realidad patente de nuestro día a día. Hay cuatro gatos que lo den todo por el trabajo, y generalmente suele ser el empresario el que lo hace, porque sabe que si no termina bien el mes y no consigue los beneficios necesarios, se queda sin comer. El trabajador sabe que haga lo que haga, a fin de mes le va a caer el jornal, y aquí paz y después gloria. Por eso en sectores como informática se tiene a pensar en objetivos, porque es la única forma de mensurar si un trabajador hace lo que debe. Que el empresario tenga que estar vigilando a sus trabajadores para ver si hacen algo es deleznable en cualquier sistema social y económico, pero esa es la realidad en España. Eso es lo primero que hay que cambiar. Recordemos que tras la guerra civil, prácticamente tardamos de 20 a 25 años en salir a flote, cuando Alemania y Japón consiguieron estar a flote prácticamente en 10 o menos. Las diferencias son demasiados obvias como para no ser tenidas en cuenta. Otra diferencia: en la mayoría de los países desarrollados ya han llegado a la conclusión desde hace tiempo de que hay que trabajar a jornada completa para ser productivos. Aquí, “tímidamente” hay quien lo está haciendo, en plan experimento, para terminar dándose cuenta de que es lo correcto. La jornada partida ha sido una de las peores herencias franquistas que estamos teniendo que soportar aún hoy día.

    En fin, al que no le guste oirlo, pues que considere que tiene un serio problema, y es no ver la realidad tal y como es. Si no nos damos cuenta de esto, o no nos queremos dar cuenta, que es distinto, difícilmente vamos a poder realizar la necesaria reforma laboral. Siempre vamos a estar dando vueltas como un ratón en la misma noria, sin llegar a ningún sitio ni a ninguna conclusión.

  2. septiembre 11, 2009 7:12 pm

    Pues yo, como es habitual estoy parcialmente de acuerdo.
    Actualmente trabajo fuera de España, pero se da el caso de que en mi equipo trabajan personas de muchas nacionalidades (daneses, checos, italianos, alemanes, estadounidenses…). Creo que eso de que los españoles somos poco productivos comparativamente hablando, es más un mito que una realidad. Aquí veo que tanto el alemán como el sueco, como el español, trabajan lo mínimo necesario, y se escaquean cuando que pueden, independientemente de sus nacionalidades, sobre todo cuando no están motivados. Creo que al ser humano por naturaleza, no le gusta hacer algo que no le es grato durante 8 horas al día, y eso es universal, lo demás son prejuicios y generalizaciones. ¿Qué hay españoles que no dan un palo al agua? Por supuesto, pero no me atrevería a decir que hay menos alemanes que españoles en esa situación. Aún en el caso de que sea cierto lo que dices, habría que preguntarse por qué el español es así, porque me niego a aceptar que ese rasgo es genético, o que se debe al aire que respiramos.
    Por otro lado…ten en cuenta una cosa. Un inglés, por ejemplo, cobra casi 3 veces más que un español para trabajos equivalentes. El nivel salarial de un alemán es sustancialmente superior al de un español. ¿De verdad crees que eso no tiene influencia ninguna en la productividad o el esfuerzo que pone el trabajador español en su empleo?. No generalicemos y busquemos explicaciones simplistas, porque el error está asegurado.

  3. septiembre 14, 2009 9:56 am

    Buf… Pues no estoy del todo seguro. Hombre, que hay de todo en todos sitios, sin duda, pero alguna diferencia tiene que haber cuando esos países son potencias mundiales de primer orden y nosotros seguimos siendo unos mierdas por debajo del G20, no sé como decirte… Y aunque te suene poco científico, sí creo que nuestra forma de ser es así. Naturalmente es generalizar y no es así al 100%, pero sí lo suficiente como para poder confirmar mi afirmación. Porque hablamos de los que trabajan, pero los que están en paro es para darles de comer aparte. Conozco casos suficientes como para saber a ciencia cierta que hay una mayoría de parados en este país que no tiene la más mínima intención de dar un palo al agua mientras siga recibiendo dinero gratis de Papa Estado. Y contemos también los que no están inscritos en la seguridad social, economía sumergida, etc… Si nos ponemos a contar, los casi 4 millones de parados que tenemos ahora son unas risas en comparación. Y quieren hacer trabajar a los abuelos porque no hay vacantes para cubrir muchos puestos. Ay que risa, tía felisa…

    Que el sueldo es un aliciente importante, sin duda alguna. Pero un alemán cobra 3 veces más porque en su país las cosas cuestan 3 veces más, no nos olvidemos de eso. Aquí ganamos poco, tal vez, de acuerdo, pero también gastamos como si ganáramos 2 veces más, y eso es lo que no puede ser. La cultura del gasto, de la fiesta y el jolgorio está plenamente instalada en nuestro ADN (bueno, en el mío no, pero es que soy raro), y eso no lo puedes negar ni tu ni nadie. O eso, o llevas mucho tiempo fuera de España y has desconectado.

    Las razones profundas de porqué esto es así son muchas y variadas, pero quien puede producir la catarsis, es decir, el propio pueblo, no quiere. Vivimos felices así (bueno, los demás, yo no mucho), porque si quisiéramos cambiarlo ya lo habríamos hecho, ¿no te parece? Está claro que cuando un pueblo quiere cambiar algo lo hace por si mismo, y esto no va a cambiar, créeme, al menos hasta un plazo muy largo de tiempo. Mucho nos tenemos que europeizar todavía para conseguirlo.

  4. septiembre 14, 2009 4:45 pm

    Bueno…creo que tu opinión contiene muchas generalizaciones y tópicos.
    Eso de que somos (o sois, porque yo ya la verdad que no sé desde que lado escribo) una mierda por debajo del G20…Pues la verdad, no lo comparto. A los españoles se nos llena la boca de tachar de “tercermundistas” muchas situaciones en España…Y eso lo único que denota es que los españoles no viajamos mucho. Me gustaría ver a algunos de esos en algún país de Europa del Este que conozco, o de África, o de América del Sur. Eso sí que es tercer mundo, con todas las letras. Infraestructuras precarias o casi inexistentes (dependiendo del caso) burocracia mil veces peor que la española (y aquí cargamos contra los funcionarios, muchas veces sin demasiada razón), servicios sanitarios deficientes, condiciones higiénicas deficitarias…y un largo etcétera. No nos damos cuenta de lo que tenemos, en cuanto a paisaje, en cuanto a infraestructuras (algunos países de los que te hablo harían lo que fuera por tener nuestros trenes o nuestras carreteras). Así que pensar que todo eso en España ha salido de la nada…es falso, simplemente. Eso ha salido del trabajo de los españoles, como no puede ser de otra manera (directa o indirectamente). Otra cosa que dices y que tengo pendiente de revisar es el tema de los precios. Dices que en Alemania se cobra más porque las cosas son más caras (quien dice Alemania dice X). Eso así de primeras, no me parece cierto. En Economía, una de las características de los países pobres es que sus habitantes no pueden pagarse la “cesta mínima” para subsistir. Es un poco de perogrullo, pues por eso son pobres, eso es la definición de pobreza. La población no tiene renta suficiente para sobrevivir, y eso es por un problema doble de precios y salarios. Te aseguro que un danés, o un suizo, tiene más poder adquisitivo que un español, aunque en términos nominales uno pueda llegar a equívocos.
    Pero tengo que investigar la cuestión con datos en la mano. Para algo mi título dice “Economista”, aunque yo nunca me haya sentido como tal XDDD.

    Saludos.

  5. Lena permalink
    septiembre 28, 2009 3:54 pm

    Os leo y no entiendo el debate. Cambiosocial, qué tienen que ver Africa o Sudamérica con el G20? Que estamos al final de la lista no es opinable, es una realidad.

    En cuanto a los trabajadores, pues hay de todo, aquí y en la conchinchina. Lo que define el mercado laboral de los trabajadores no son sus ganas de trabajar ni su jornada, ni su sueldo. Todos queremos cobrar como mínimo lo máximo que se esté dispuesto a pagar y los empresarios, pues al contrario, quieren pagar como máximo lo mínimo que se esté dispuesto a cobrar. Esto es también aquí y en el resto del mundo.

    Lo que realmente define el mercado laboral es la formación del trabajador, y en eso Alemania nos lleva años luz. Mientras los alemanes han contado con un sistema educativo que los ha preparado para la formación profesional, aquí hemos sacrificado esa formación por la de colocar ladrillos, uno encima de otro, y…ahora que no hay ladrillos que colocar, resulta que una buena parte de esos 4 millones de parados que decís, no saben hacer otra cosa. Así que la cosa anda chunga.

  6. septiembre 28, 2009 5:18 pm

    Bueno…con lo del G-20 solo quería decir que España tiene a veces un complejo de inferioridad que no tiene una base objetiva, nada más. Por otro lado, al mercado laboral lo definen muchas cosas, además de la formación que reciben los futuros trabajadores. De poco sirve formar mucho a la gente, si después el sistema no puede absorber a todos los alumnos que salen de las Universidades, o si los universitarios quedan subempleados, como pasa desde hace tanto tiempo en este país. En economía muy pocas veces las cosas tienen una sola causa, y la precariedad del modelo laboral español no es ninguna excepción.

  7. Lena permalink
    septiembre 28, 2009 5:48 pm

    Si, pero los G20 venimos a compartir un mismo modelo económico, los G5 tienen otros y los demás tienen lo que pueden. No es comparable.

    En cuanto a lo de formar mucho a la gente, pues no sé que decirte. Llevamos unos años en que a la Universidad llegan pocos y se colocan mucho mejor que hace unos años, los que no llegan pues suelen carecer de una profesión bien aprendida que les permita ganarse bien la vida. Estos últimos años no cuentan, se han acabado y ahora veremos cuánta formación ha habido. Poca.

    Lo que me parece injusto es que en un sistema montado para regalarnos el dinero a costa de hacer bien poco (en esto sí que comparo con otros sitemas como los que has aludido) para poder consumir a manos llenas, pues ahora resulta que la culpa de la catástrofe la tenemos también los obreros. Que somos unos vagos.

    Nop, nop, nop. No estoy de acuerdo.

  8. septiembre 28, 2009 7:39 pm

    Pues sí, llevas razón, se ha hecho mucha demagogia con eso. Y lo peor es que ha sido una demagogia interesada. A mucha gente se le ha puesto en la boca del lobo, y se les ha llevado a algo que ahora les ha estallado en las narices. Y a ver como le cuentas ahora a un chaval de 20 y tantos que se meta en la Universidad a estudiar…cuando algunos ni siquiera llegaron a secundaria. Sorpresas te da la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: