Skip to content

Síndrome postvacacional y crisis

julio 11, 2009

sindrome postvacacional

Mucho se suele hablar por estas fechas veraniegas del llamado Síndrome Postvacacional, ese conjunto de síntomas que aqueja a los trabajadores que se reincorporan al trabajo después del descanso estival. Tal vez cuente con más atención de la que merecería por el simple hecho de que las redacciones de los periódicos y las de las radios y televisiones no tienen tantas noticias de las que nutrirse como en otras épocas del año, por el descanso de sus propias plantillas de redactores y corresponsales. Pero como quiera que sea, siempre hay alguien que tras la vuelta a los quehaceres cotidianos, comenta en la oficina el trabajo que le cuesta incorporarse a sus obligaciones diarias. ¿Cual es el motivo de esta astenia veraniega o postveraniega? ¿No se esconde detrás de este síndrome la simple insatisfacción de gran parte de la sociedad con este ritmo de vida que nos imponen el sistema capitalista y los ritmos productivos? Y lo digo porque soy testigo de que incluso trabajadores que se encuentran contentos de su actividad, expresan como echan de menos su periodo en la playa, en la montaña, en su ciudad o pueblo natal, periodo en el que tenían tiempo para dedicar a sus familias, a sus amigos, a sus hobbies, en el que podían recrearse simplemente con un paisaje, con una música, con una comida, con una tarde de tertulia entre amigos. ¿Qué coste emocional, social, familiar, y en definitiva social, tiene este ritmo de vida y de trabajo que se nos impone llevar? Creo que en muchos casos, este echar de menos la época de vacaciones, esconde una  falta de motivación en un trabajo que por mucho que nos guste, en muchos casos está mal pagado (y ahora más que nunca con la excusa de la crisis), no nos deja margen de libertad para dedicir, y en el que nunca vemos una proporción justa entre el esfuerzo y dedicación que le ponemos, y el conjunto de retribuciones (que no tienen porque ser solo económicas) que el empresario nos ofrece por nuestra labor.

Cosas de la crisis, cosas del sistema.

Anuncios
6 comentarios leave one →
  1. julio 11, 2009 10:31 am

    Bueno, esto tiene un montón de implicaciones, pero siguiendo con tu argumentación, creo que la mayor problemática es el hecho de que nos encontramos en un mundo dominado por el dinero, lo que no exige trabajar o delinquir para conseguir lo que queremos. Como la mayoría no queremos delinquir, trabajamos, con lo que estamos esclavizados desde que empezamos hasta que nos jubilamos para poder conseguir el poco dinero que nos permite mantener un nivel de vida mínimamente aceptable. Esto afecta mucho psicológicamente. Decimos que vivimos mejor que hace 300 o 400 años, pero probablemente no es cierto. Tenemos más avances que nos permiten vivir de forma aparentemente mejor, pero también probablemente no es cierto. Porque hace 400 años la gente tenía una libertad, y aunque existían ataduras como la tierra, los grandes propietarios, etc., la gente tenía una libertad que ahora no poseemos. En aquella época, si querías cambiar de vida, podías hacerlo. De repente, a los 40 años, dejabas de labrar la tierra y te ponías a comerciar objetos, y viajabas, y conocías otras personas y formas de vida. Ahora mismo ninguna persona de clase media/baja se cuestiona hacer eso. Vivimos en un mundo donde nuestras libertades y derechos están constantemente recortados en favor de los poderosos, mientras nosotros nos desgañitamos a diario para poder sobrevivir. Mira, en la época de la revolución americana, los banqueros franceses ya mantenían la teoría de que la única forma de mantener su negocio era conseguir que la gente necesitase el dinero, y para eso debían vivir condenados a trabajar para recibir dinero, dinero que gastarían o ahorrarían. En cualquier caso ellos salían ganando, porque recibirían todo el dinero en sus arcas y además seguirían dando créditos para que el dinero siguiera circulando. Así ha sido hasta ahora y de hecho siempre que ha habido una gran crisis financiera, como la del 29 o la actual, ha sido porque los bancos han decidido no dejar circular el dinero, quedándose con él. Si a lo que es normal en épocas normales en cuanto a síndrome post-vacacional unimos la incertidumbre de si al volver tendrás o no trabajo, el resultado es todavía peor. Si el empresario no tiene más dinero para pagarte porque los morosos no pagan y no consigue créditos bancarios, tu trabajo está en la cuerda floja. Es un círculo vicioso de difícil solución, y los que pueden solucionarlo, los políticos, no lo hacen. Estamos muy jodidos, realmente.

  2. julio 11, 2009 11:08 am

    Pues eso es básicamente lo que yo pienso. Entre todos nos hemos metido en algo que a mucha gente no le satisface, e incluso a otro porcentaje (espero que menor que el anterior) le hace la vida muy desagradable. Siempre he dicho que en el trabajo hay que estar contento, porque si no, vas a pasar 8 horas del día jodido, hablando mal y rápido. ¿Qué coste tiene eso para una vida humana? Y…más allá de la propia persona que vive esa situación…¿cómo sufre las consecuencias de esa insatisfacción el entorno de esa persona permanentemente amargada hasta que se jubila?
    Hemos ido perdiendo paulatinamente la parcela personal en nuestras vidas. Se vive demasiado enfocado al trabajo, de una manera u otra. En ese sentido, como tú dices, actualmente estamos en retroceso. Si tomamos como partida la Revolución Industrial y el posterior movimiento obrero-sindical, la situación primero mejoró, yo diría que hasta los años 50-60 del siglo pasado, en los que la mecanización y la despersonalización en el trabajo en busca de la alta productividad y eficiencia, volvieron a considerar al ser humano como un mero “homo laboris” que solo contaba para producir. Y de esas cenizas estos lodos, ahora vemos como los sueldos bajan, y las jornadas aumentan, todo ello contemplado por unos dóciles sindicatos que solo buscan vivir lo mejor que pueden a costa de las cuotas de los trabajadores (los nuevos funcionarios del sistema). Ese ha sido el largo camino que nos ha llevado en círculos hasta donde estamos ahora.

  3. julio 11, 2009 4:59 pm

    Es más complicado. La obligación de trabajar, si recuerdas, viene ya de la Biblia (“conseguirás el pan con el sudor de tu frente”), y más recientemente, grupos religiosos como los calvinistas exigen a sus seguidores que tomen el trabajo como sagrado, como un fin en si mismo. El trabajo es una forma de esclavitud como ya he dicho, basada en la necesidad de conseguir dinero para satisfacer nuestras necesidades consumistas. Existe un proyecto ideológico llamado Proyecto Venús (escribiré pronto un post sobre el tema en mi blog) que preconiza una sociedad totalmente tecnificada donde no haga falta trabajar porque las máquinas lo harán por nosotros. Y el caso es que tecnológicamente estamos a un paso de ello, y aunque aún queda tiempo, nosotros podríamos llegar a verlo de viejos. Pero los poderes fácticos no quieren que sea así. Quieren tenernos ocupados con el trabajo para que cualquier deseo de ser libres se vea reprimido ante la necesidad de conseguir bienes materiales. El sistema capitalista debe mantenerse de alguna forma, y es a costa del esfuerzo continuo de la mano de obra. Esto que digo suena muy comunista, pero nada más lejos: es lo que está ocurriendo. Pero no nos paramos a pensar en ello porque nos tienen demasiado ocupados trabajando, viendo la tele, yendo de farra y comprando. Mientras nuestro tiempo esté ocupado en esto no pensamos, con lo que estamos totalmente controlados. En la sociedad futura que indicaba antes sería justo al revés, con lo que los humanos podríamos volcarnos en la búsqueda de la felicidad (que como dice Punset, la felicidad está en perseguirla, ya que nunca llegamos a lograr alcanzarla nunca), en vez de pensar en sobrevivir.

    Y en cuanto a los sindicatos… Mira, nacieron en los tiempos en que los trabajadores no es que estuvieran explotados, sino directamente eran animales de carga. Cuando lograron sus objetivos se durmieron en los laureles y no han vuelto a despertar. Y si encima están tan controlados como ocurre con el gobierno actual, directamente no existe. De todas formas para lo que hacen da igual, el resultado es el mismo. En muchos casos sólo sirven para que los empresarios decentes sufran por las ataduras legales que se les impone inmisericordes. Recordemos que un porcentaje altísimo de empresarios en nuestro país son trabajadores por cuenta propia, no son socios de ninguna empresa mediana o grande. Y están en la misma situación que los trabajadores por cuenta ajena o peor: un trabajador lo echas y tiene paro, pero los autónomos no tienen ni mucho menos la misma protección social. Considero que vivimos en un mundo totalmente desequilibrado económicamente hablando, en todos los sentidos y en referencia a todos los tipos de trabajadores por igual.

  4. julio 12, 2009 8:49 am

    Pues coincido totalmente contigo, y espero ese post en tu blog con mucho interés.
    De hecho, supongo que sabes que más de una vez desde aquí he mantenido la teoría que mencionas.
    En post como este, por ejemplo:

    https://cambiosocialya.wordpress.com/2009/03/08/el-fin-del-trabajo-humano/

    La gente suele negar lo que para mi es una realidad: que estamos presenciando paulatinamente el fin del trabajo humano.
    Por supuesto las implicaciones de esto serán enormes, y también preparo post futuros sobre el tema.

    Un saludo y gracias por la información.

  5. julio 12, 2009 10:37 am

    Te contesto aquí por referencias del otro post que indicas. Existe una problemática fundamental en lo referente a la sustitución del trabajador por máquinas, y es que el 95% de la sociedad no termina de ver la ventaja porque persistimos en una sociedad monetizada. Como seguimos basados en una economía del dinero y no de recursos, cuando se manda a alguien al paro le haces un hijo de madera. El estado no se responsabiliza en absoluto, lo que sí pasaría en un modelo tipo Proyecto Venus. Mira, ahora mismo Europa es el continente que mayor superavit agrícola genera anualmente. Producimos tanta comida que la tenemos que mandar fuera porque se nos sale por los cuatro costados, y eso que somos el continente más pequeño del planeta. La mano de la tecnología ya se nota en ese y otros aspectos. Pero como vivimos en una sociedad monetizada, eso no supone un impacto social. La comida, en Europa, debería ser prácticamente gratis. En poco tiempo ni siquiera harán falta los agricultores, porque podrán mantenerse factorías autosostenidas que producirán la comida automáticamente. Se está avanzando por este camino en otros ámbitos.

    La pérdida de empleos por la tecnología no se está traduciendo en la consecuente mejora social que debería ser por culpa de que los gobiernos simplemente se están desentendiendo. Tenemos el dinero tan metido en nuestra mentalidad que somos incapaces de pensar en un mundo sin él. Si a eso añadimos la presión de los poderes fácticos, pues tenemos la ecuación completa. Si encima hablamos de España apaga y vámonos. Si te vas a Suecia, el estado se ocupa de sus desempleados, aportándoles unas posibilidades que en España son impensables, y recolocándolos de alguna forma para sigan siendo productivos. Cuando no hay mentalidad no hay, simplemente, y así nos va.

  6. julio 12, 2009 11:47 am

    Ya te digo que preparo post sobre el tema, pero adelanto que la gente suele infravalorar el efecto que esto tendrá en sus vidas, por un lado porque se creen que es algo de ciencia ficción que pasará dentro de mucho tiempo (cuando la realidad es que ya está pasando) y por otro porque creen que lo mismo que hay trabajos que desaparecen por la tecnología, hay otros que aparecen también por ella. Pero es algo que no está tan claro (habría que ver a que ritmo la tecnología destruye empleos, y a que ritmo los crea para ver el “saldo” final del avance tecnológico).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: