Skip to content

A propósito del caso SGAE: ni los unos ni los otros (o el drama de España)

julio 16, 2011

Los lectores que me siguen desde ya hace unos años, sabrán que no suelo estar de acuerdo con la opinión de ciertos “gurus” e “himbestigadores” de la tecnología patrios (no daré nombres porque esos mismos lectores sabrán a quien me refiero), y que en líneas generales defiendo los derechos de propiedad intelectual y de autor en el sentido de que en principio debe respetarse la voluntad del que crea algo, y que no se deben pisotear dichos derechos por el simple motivo de que “la tecnología lo permite”. Y en esto sigo, pero no es este en el fondo el tema de este post. O al menos solo lo es tangencialmente. Porque lo triste es contemplar, como en España, las organizaciones, instituciones o bandos que representan ideologías contrarias, son a menudo, igual de impresentables, defiendan un extremo o el contrario. La asociación de internautas parecen un grupo de adolescentes discutiendo en el patio de un colegio después de fumarse unos porros y beberse unas birras, pero la SGAE es un grupo de ladrones de guante blanco (siendo generosos en los calificativos) igualmente indefenibles. Los hinchas del Barcelona son unos salvajes que merecerían la cárcel después de cada partido, pero los del Madrid no se quedan atrás. Los del PSOE son un conjunto de corruptos incapaces de gobernar y el PP…bueno…pues el PP pues eso, ¿no?. Y así podríamos seguir enumerando casi la totalidad de instituciones del país (la patronal vs los sindicatos, la conferencia episcopal vs los izquierdosos anticatólicos, el movimiento 15-M vs la política institucional, los moros vs los cristianos, villarriba vs villabajo…).

Y en medio de todo ese fuego cruzado, una España que aunque en minoría, existe, también es España, una minoría que se da cuenta del vergonzoso juego en el que nos tienen metidos, una minoría que sería la esperanza, pero que no encuentra un hueco en el sistema para meter ese tornillo en el engranaje de la máquina que la haría saltar por los aires y acabar con esta agonía de una vez por todas. Y entonces si vendría una recuperación real, ya no sería un parche en una obra que necesita renovar los cimientos.

Habría que preguntarse por qué sucede esto en España. Por qué esa invalidez de lo público. Yo solo apunto una hipótesis: ¿no será que las instituciones no son más que un instrumento para el enriquecimiento y lucimiento personal en los que la ideología y los principios poco o nada importan, puesto que no se defienden más que de cara al escaparate, en medio de un cinismo ideológico fruto del relativismo moral?

Es que oigan, a mi es que me huele a eso.

About these ads
No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 43 seguidores

%d personas les gusta esto: