Skip to content

La responsabilidad moral de los empresarios (y II)

noviembre 15, 2010

Este vídeo del conocido empresario de origen argentino Martin Varsavsky, me lleva otra vez a hablar (en parte también a raíz de un comentario al anterior post sobre el tema) sobre la responsabilidad moral de los empresarios en la crisis económica que vive España.

Es evidente, como ya dejaba ver en la anterior entrada, que no todos los empresarios actúan inmoralmente y que es indiscutible el derecho de todos los ciudadanos a iniciar actividades económicas y a lucrarse con ello. Pero tal vez haya que distinguir legalidad de moralidad, de tal modo que un empresario, actuando conforme a las leyes (con todo el margen de interpretación que éstas permiten) puede estar actuando negligentemente tanto con sus empleados como con la sociedad en general. Martin Varsavsky, en el vídeo se sorprendía de que tras vender alguna de sus empresas, ciertas voces se levantaran acusándole de “dar el pelotazo”. Pero Martin parece no darse cuenta de que el problema no es vender una empresa por un precio (cosa que sin duda es legítimo, como no podría ser de otra forma). El problema es el como se hace. Y eso es lo que distingue a un empresario comprometido y responsable de otro que no lo es. Todos conocemos casos (yo personalmente más de uno y de dos) en los que los empresarios, aun actuando legalmente o al filo de la ilegalidad, han esquilmado los patrimonios de sus respectivas empresas y han salido corriendo con el importe resultante de ello. ¿Son casos extremos? No lo sé. Pero mucho me temo que el problema es que en España, esos casos se dan en mayor número que en otros países, y tal vez de ahí la diferencia en cuanto a cifras macroeconómicas digamos entre España y Alemania. Porque yo me pregunto: ¿no tendrá algo que ver esta actitud que exhiben algunos empresarios con el hecho de que en España apenas existan las grandes empresas? ¿No dificulta la expansión de una empresa el tener en mente su liquidación obteniendo el mayor beneficio en la menor cantidad de tiempo posible?

Sinceramente pienso que hay empresarios con un comportamiento ejemplar, pero tal vez el problema es que cuando se dan casos de empresarios cuya actuación deja mucho que desear, al ciudadano solo le queda el derecho al pataleo. También creo que hay muchos empresarios que han causado un gran daño a la economía, con sus malas prácticas y su poco sentido de la responsabilidad social. Y por eso creo que exonerarlos por completo o incluso aplaudirlos (como hacía el comentarista al que me he referido al principio de la entrada) es totalmente contraproducente para mejorar la situación.

About these ads
18 comentarios leave one →
  1. noviembre 15, 2010 10:56 pm

    Me permito linkear a mi reciente post sobre el tema:
    http://abordodelottoneurath.blogspot.com/2010/05/la-responsabilidad-de-los-empresarios.html
    Saludos

  2. noviembre 16, 2010 8:14 am

    Sí, ya había leído tu post, de hecho, y estoy en general bastante de acuerdo con lo que dices.
    Lo que me pareció sorprendente al leerlo, fue sobre todo lo mucho que les cuesta entender a algunos que el comportamiento de un empresario cuando administra una empresa puede ser negligente, irresponsable y egoísta, dependiendo desde luego de como la gestione. Alucinante que algunos ni siquiera acababan de comprender el concepto aun cuando les ponías el ejemplo (creo recordar) de ganar 100.000 sin despedir a nadie o ganar 105.000 despidiendo.

    La actitud irresponsable, desde luego está ahí, y creo que tiene una parte de la culpa de lo que pasó y de lo que está pasando. Como decían algunos comentaristas por tu blog, cuando la mentalidad (o la cultura, como lo queramos llamar) nos lleva a una competitividad en la que se supone que el más pillo es el que más gana, el sistema y la sociedad misma pueden llegar a convertirse en un obstáculo para avanzar. Espero que en España se cambie esto pronto, porque es un lastre que hay que dejar atrás cuanto antes. El como se hace, pues la verdad que es una tarea de “ingeniería social” de las gordas. Porque además no confío demasiado en lo que decía Demócrito, creo recordar, que mantiene que modificando el “sistema de incentivos” se pueden cambiar las actitudes sin más. Creo que no es tan fácil, porque mucho me temo que personas y sociedades a las que se les aplican los mismos incentivos, pueden reaccionar de manera distinta, precisamente por esa “mentalidad” que subyace en los comportamientos, que es precisamente lo que hace que se reaccione de manera distinta. La pescadilla que se muerde la cola, vamos.

  3. noviembre 17, 2010 9:30 pm

    Por algo existe la ley, o debiera de existir, haciendo que las graves in-amoralidades sean sinomino de ilegalidad. La ley debe de redactarse y despues debe hacerse cumplir, por una mano responsable. Conseguir una mano responsable y con la suficiente fuerza sin caer en brindis al sol es en estado actual de las cosas imposible, haria falta que la poblacion atravesara por una catastrofe o que fuese relevada a la pobreza para que empezara a preocuparle la justicia, identificar un enemigo creible y polarizarse contra el.

  4. noviembre 17, 2010 9:55 pm

    Vaya Iñigo, me alegra verte por aquí. Tus post siempre me dan mucho (pero mucho, ¿eh?) que pensar, y sigo tu blog con toda la asiduidad que puedo.

    En cuanto a lo que dices, empiezo a pensar que desgraciadamente llevas bastante razón en tu planteamiento. Es solo una intuición, que no tengo manera de probar, pero efectivamente, da la sensación, vistos los acontecimientos que algo de magnitud difícilmente imaginable tendría que suceder para que la población pasara a la acción de una u otra manera. Así que a veces pienso que qué sería mejor: que ese acontecimiento no se de (y sigamos en lo que estamos) o que se de traumáticamente, y que alguna generación pague el pato y luego…¿para qué? ¿para volver poco a poco a lo mismo? El cambio social necesario es tan grande que sinceramente, no veo como puede afrontarse una empresa de ese tamaño.

    En fin, esperemos a ver como se desarrollan los acontecimientos. En el fondo hay motivos tanto para el pesimismo como para el optimismo.

  5. noviembre 17, 2010 10:37 pm

    Una buena bienvenida si señor, lo cierto es que considero que lo que escrivo no puede interesar a mucha gente, de hay le viene el nombre al blog.

    Solo se esta dispuesto a asumir los riesgos y energias que necesita cualquier cambio profundo, cuando la perspectiva de la mejora es suficientemente atractiva. Segun la ley de los incentivos marginales decrecientes, nuestra sociedad es tan “rica” que el incentivo marginal de lo bueno que podria traer un cambio profundo no es capaz de justificar los riesgos de perderlo todo y las energias asumidas. Cosa contraria sucede cuando la sociedad es materialmente pobre y hambrienta. Las revoluciones han sucedido siempre (la marxista, la fascista) con la fuerza de las clases pobres o con la perspectiva de gran mejora de la poblacion (independencias), cuyo esfuerzo habian sido diriguidas de acuerdo a los intereses de una clase manipuladora (polarizadora). Por tanto dado que los cambios ahora no podran ser profundos, la sociedad debe de resignarse a un fluir suavemente segun las leyes de la evolucion natural de las cosas , y en eso estan instalados mejor o peor las sociedades occidentales.

    Saludos!

  6. noviembre 18, 2010 1:01 pm

    Pues a mi me interesan desde luego los temas que tratas…la “saga Franky” me pareció una serie de posts bastante ingeniosa, que plantea un tema difícil de abordar. Lástima que a veces no tenga los conocimientos necesarios como para abordar los temas más técnicos, con lo que poco puedo aportar a ellos.

    En cuanto a lo que dices…Pues sin duda llevas mucha razón. Pienso mucho en que la sociedad española es especialmente inmovilista en este sentido, o tal vez esa pasividad se explica en los términos que tú apuntas: la sociedad entiende que tiene más que perder que ganar movilizándose.

    Por cierto, un post que me ha divertido mucho en cuanto a todos estos temas es el de mi colega “El Desclasado”:

    http://eldesclasado.blogspot.com/2010/11/cronicas-del-fin-de-la-civilizacion-asi.html

    Merece la pena leerlo, desde luego.

  7. observador permalink
    noviembre 18, 2010 7:03 pm

    Desclasado:

    Santo dios!! La lectura de su blog es francamente esclarecedora…
    Transcribiría palabra por palabra si el documento de su blog fuese una opinión.
    No puedo estar más de acuerdo, lo que usted relata es lo que hoy ocurre.
    Todo su documento es una crónica paso a paso de lo que ha ocurrido a lo largo de los ultimos años y sin duda alguna es un adelanto de lo que ha de ocurrir.
    Hay temas que usted no detalla en su documento, no obstante el texto en su esencia es, a falta de una palabra mejor, perfecto.
    He de añadir que lo que usted relata, ocurrirá, con toda seguridad, a pesar de que usted afirme que no tiene nada que ver con la realidad. Por Ahora.
    La unica solución de facto, es el empleo de la fuerza. Siempre ha sido esa.

  8. Descla permalink
    noviembre 19, 2010 2:51 pm

    Disculpas por tardar: mantengo ciberamistad con Cambio, pero como el tema de los empresarios me viene grande no pasaba por esta entrada, me ha llegado el aviso a través de las alertas de Google.

    Observador y Cambio: gracias. Prefiero hacer estas cosas en forma de cuento para que entren mejor”; si lo hago como artículo me tachan de pesimista, derrotista o exagerado. Si lo hago como cuento las licencias literarias me permiten margen…
    Por supuesto que creo que esa es la realidad, es ironía la frase de “no tiene que ver con la realidad”.
    Veremos cómo queda esto…

    Saludos.

  9. observador permalink
    noviembre 21, 2010 1:40 am

    Señor Descla:

    No le digo más, si ha leído usted la prensa de este sábado, habrá visto publicada en la primera pagina de uno de los periódicos de más tirada de este país, que ya ha sido redactada la primera Ley de Muerte Digna (Lleva, al parecer, la signatura del señor Rubalcaba)
    Asombroso pero cierto; parece que por ahora solo es para enfermos terminales, pero tiempo al tiempo, esa ley será obligacion y usted verá cumplida su predicción.
    Me atrevo a decir señor Descla, que no es usted en absoluto pesimista, más bien lo contrario…
    porque lo que nos espera en este siglo a la raza humana; será un punto de inflexión, donde se dirima la existencia o desaparición de esta nuestra raza y donde desde luego la realidad superará a la ficción.

  10. Descla permalink
    noviembre 21, 2010 8:45 am

    Ayer me quedé helado, Observador. El artículo lo escribí el día 17 y no tenía ni idea de que el Gobierno preparaba para en breve lo de la “muerte digna”. Sabía que no tardarían mucho en arremeter por ese lado: los viejos sobran y encima quieren que se les devuelva en forma de pensiones lo que han cotizado en su vida laboral, ¡qué gentuza!
    Y ahora a esperarse el bombardeo de las hordas bienpensantes progresistas de “cómo te vas a negar a una muerte digna”.
    Joder, si no supiésemos cómo se las gastan… Si no supiésemos que lo que te presentan como humano, solidario, igualitario… acaba por ser exactamente todo lo contrario…
    Yo no me niego a una muerte digna, a lo que me niego es que a estos hijos de puta gestionen cuando me van a matar “para que no sufra” y además “de buen rollo”, que me recuerda a aquello de puta y poner la cama.

    Saludos.

  11. noviembre 21, 2010 2:35 pm

    Sí bueno, yo no he leído los periódicos pero ya sabía por métodos “indirectos” (me tuve que empollar algunas leyes socialistas de un reino del sur de cuyo nombre podría acordarme pero no toca) que esto ya se estaba fraguando desde hace tiempo.

    Yo desde luego, el pesimismo u optimismo no lo llevaría a esa dirección tan concreta (aunque evidentemente es un tema vital, nunca mejor dicho). Mi preocupación es cómo puede salir España del embrollo en el que se está metiendo, que desde luego no es cosa fácil ni se consigue en dos días. Con unas elecciones más o menos próximas, el problema es que no sé si votando a unos o a otros se arreglaría algo. Yo lo que veo más necesario (de toda la pléyade de reformas que necesitaría España al grito de “ya”) es una reforma educativa de cabo a rabo, pero de las que hacen historia. Reforma que debería empezar por los padres (¿universidades para padres como propone José Antonio Marina?) seguir por los colegios, y terminar incluso en los medios de comunicación (exterminar a Belenes Estébanes y Grandes Hermanos, exterminarlos en sentido mediático, se entiende). Yo de verdad que pienso que con el nivel educativo de España, poco se puede hacer en todo lo demás si no se empieza por ahí. De donde no hay, no se puede sacar, no se puede aspirar a construir un Silicon Valley en España si los niños se caen del sistema educativo antes de tiempo, o solo un porcentaje mínimo de la población acaba estudiando carreras que pueden contribuir en algo a mejorar la situación.

    En fin, que ahí me paro por pararme en algún sitio, supongo que tiempo habrá para desarrollar alguna de las ideas estas.

    Saludos.

  12. noviembre 21, 2010 3:41 pm

    Lo que no esta claro es si los artifices del endeudamiento publico optaran voluntariamente por la muerte digna, o si debido a la merma de sus facultades cognitivas algun comite debidamente burocratizado debera de decidir sobre ella.

  13. noviembre 21, 2010 5:14 pm

    Efectivamente, Iñigo, ahí está uno de los grandes problemas de la cuestión. Uno es muy libre de decidir sobre su propia vida cuando está, evidentemente, vivo, consciente y con plena capacidad de decisión, es más esto más que un derecho es algo inevitable en lo que un legislador jamás podrá entrar; si alguien decide tirarse por la ventana es poco probable que ninguna autoridad o institución sea capaz de evitar ese trágico acontecimiento. Ahora bien, en un proceso en el cual la persona es incapaz de decidir por si misma…¿quién o qué decidirá? ¿Quién verificará que se dan o dejan de dar las “condiciones objetivas” para aplicar la “muerte asistida”? Porque mucho me temo que por ahí irán los tiros, como de hecho empieza a legislar alguna comunidad autónoma reconociendo el “derecho” a la “voluntad vital anticipada” (véase por ejemplo el nuevo Estatuto de Autonomía de la Comunidad Autónoma de Andalucía, artículo 20).

  14. Descla permalink
    noviembre 21, 2010 10:42 pm

    Hombre, está claro que lo de la muerte digna o la masacre de abuelos buenrrollista es a medio plazo, primero habrá que comer mucho la bola con lo guay que es evitar el sufrimiento y tal. Es prioridad lo de sacar a España del atolladero, pero con las fuerzas que contamos no veo cómo.

  15. bibiana permalink
    enero 16, 2011 11:07 am

    Totalmente deacuerdo. Muchos han sido los abusos de los privilegiados y va siendo hora de que todos nos alcemos contra quienes nos oprimen y roban nuestro trabajo por la fuerza y con la amenaza de la ley. Los funcionarios y los politicos.

Trackbacks

  1. La responsabilidad moral de los empresarios (y II) | multibancos.es
  2. La responsabilidad moral de los empresarios (y II) (via ¡Cambio social ya!) « El blog de Enrique Dans
  3. Bitacoras.com

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 43 seguidores

%d personas les gusta esto: